La Fundación Víctimas del Terrorismo (FVT) y la Unión de Guardias Civiles de Cantabria (UGCC) han firmado un convenio de colaboración cuyo fin es "dar un respiro" a los agentes que trabajan en el País Vasco. Y es que, mediante el acuerdo, que fue rubricado hoy por la presidenta de la FVT, Maite Pagazaurtundúa, y el secretario general de la UGCC, Iván Sánchez, efectivos vascos y sus familiares pasarán un día —probablemente en octubre— en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno (Cantabria).

Esta iniciativa, que ya se ha llevado a cabo con las víctimas del atentado de hace un año en la casa cuartel de Burgos, supone una "oxigenación" para los que sufren la amenaza de la banda terrorista ETA, ya que consiste en "sacar" a los agentes y a sus familias del entorno en el que viven, a veces "de forma tensa", para que se den así "un respiro" ante la situación de "estrés permanente y acoso" que sufren.

Se trata de un "pequeño apoyo" que en esta ocasión se brindará a familiares de agentes (de la Guardia Civil, Policía Nacional, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Policía Autonómica Vasca) de las tres provincias vascas.

El año pasado participaron cerca de 70 personas y, aunque se dio prioridad a las familias con niños pequeños, no se excluyó finalmente a ninguno de los afectados por el atentado contra la casa cuartel de Burgos, que quedó "totalmente destrozada", como ha recordado Pagazaurtundúa.

Ha comentado, sobre la jornada vivida en Cabárceno, que cuando vio al "montón de chavales" en el recinto cántabro "no sabía si reír o llorar", ya que sintió una "emoción grande" al pensar el "peligro" que corrieron con el ataque de ETA a la casa cuartel.

La excursión a Cabárceno es, en su opinión, una iniciativa "entrañable" y "muy sencilla" pero que requiere "mucho trabajo" por parte de los organizadores. También ha resaltado el "importante" mensaje de "ánimo" y "apoyo" que se transmite con esta actuación.

Los atentados,

La punta del iceberg

Y es que, según ha señalado la presidenta de la FVT, estos colectivos y sus familiares llevan una "vida difícil" por todo lo que la amenaza de ETA supone, ya que los atentados son sólo "la punta del iceberg".

El año pasado, ha comentado Sánchez para finalizar, se les enseñó el recinto y se organizó una comida y juegos, tras los que se entregaron premios gracias también al apoyo de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de Cantabria o el Racing de Santander, entre otras entidades.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.