El Ayuntamiento de Vitoria inspeccionará durante las fiestas de la Virgen Blanca un total de 250 locales de hostelería permanentes, así como las 'txosnas' y el recinto ferial, para comprobar que las condiciones higiénico-sanitarias de sus instalaciones son las adecuadas.

Además, vigilará la venta ambulante para evitar que se comercialicen productos prohibidos, según ha afirmado en un comunicado el concejal de Salud y Consumo, Peio López de Munain.

Los bares y restaurantes situados en las zonas de mayor afluencia, especialmente los de la zona centro y ensanche, serán los más vigilados. En las visitas se inspeccionará la totalidad de las instalaciones: la barra, la cocina, el almacén, el comedor y los aseos.

Al mismo tiempo, se controlarán las condiciones de manipulación de los alimentos, las temperaturas de las cámaras y la correcta exposición de los pinchos.

Con carácter previo al comienzo de la actividad en los establecimientos temporales, el Ayuntamiento entregado un documento en el que se recogen todos los requisitos higiénico-sanitarios que deben cumplir. El primer día se realizará una inspección a todas las 'txosnas' instaladas, para posteriormente volver a visitar aquellos puestos en los que se ha encontrado alguna deficiencia.

En este caso, los aspectos que más se controlan son la higiene del mostrador, las zonas de manipulación, las cámaras y la temperatura, la identificación de los alimentos y la utilización de vajilla desechable.

Dentro del recinto ferial se vigilará con especial atención los mesones, por considerarse uno de los puntos de mayor riesgo sanitario, ya que reciben gran afluencia de gente, están a temperaturas altas y manejan productos de riesgo como mayonesa o pescado fresco.

Las churrerías, heladerías o locales de venta de encurtidos también reciben visitas en las que se hará una toma de muestras de determinados productos como cremas, churros rellenos y helados para analizarlas en el laboratorio municipal.

Además de estas actuaciones, los inspectores y la Policía Local realizarán de forma conjunta la vigilancia y control de la venta ambulante. Visitarán los puestos que poseen autorización municipal, y que estarán ubicados en el Paseo de la Senda y en la calle Carmelo Bernaola para que no comercialicen con productos prohibidos, como 'vuvuzelas', artículos pirotécnicos, o elementos falsificados. Por otra parte, controlarán las licencias de los vendedores para asegurarse de que tiene autorización para la venta en la calle

López de Munaín ha subrayado que la labor del Ayuntamiento "es fundamental para que la ciudadanía disfrute de estos días con tranquilidad y para no tenga que preocuparse por lo que consume".

Consulta aquí más noticias de Álava.