La Consejería de Medio Ambiente ha informado favorablemente sobre la declaración de impacto ambiental (DIA) para la construcción de una mina de magnesitas a cielo abierto en la localidad soriana de Borobia, según publicó hoy el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

La DIA que se ha publicado hoy se refiere a la explotación, zona de acopio temporal de estériles y zona de planta de tratamiento situados en los terrenos de la concesión 'San Pablo' con una superficie de afección de 41,3 hectáreas.

Además, en la declaración se recogen las medidas protectoras que obligarán al promotor a vallar el perímetro de la explotación, instalar carteles informativos e ir ampliando el vallado a medida que se extienda la explotación. Además, el acceso a la mina se realizará a través de la carretera SO-P-2102 y los caminos rurales deberán conservarse en buen estado de tránsito.

Asimismo, se instalarán plataformas de lavado de ruedas para evitar que los vehículos que accedan a la mina arrastren materiales y restos a la carretera además de que como medida compensatoria al interferir en el paseo del núcleo urbano de Borobia a la ermita de la Virgen de los Santos, el promotor acondicionará un paseo independiente para peatones y ciclistas.

Sobre especies y hábitats protegidos, el Programa de Vigilancia Ambiental introducirá criterios de seguimiento de especies protegidas de fauna, en especial aves esteparias y anfibios, además se controlará de modo especial la gestión de aceites y residuos de maquinaria, evitando su manejo incontrolado y la posibilidad de contaminación directa o inducida.

No podrán acopiarse aceites, grasas o residuos, ni efectuarse operaciones de repuesto o sustitución en la maquinaria y vehículos dentro de la propia explotación o en sus anejos, salvo que se disponga de instalaciones autorizadas y destinadas a tal fin, que permitan evitar los vertidos.

La mina se ubicará a 4,8 kilómetros del núcleo urbano de Borobia, a 5.3 kilómetros de Pujurosa (Zaragoza) y 3,9 kilómetros de Pomer, también en la provincia zaragozana y el proyecto evaluado consiste en la extracción a cielo abierto de magnesita, abarcando una superficie de área de explotación de 41,3 hectáreas, en su máximo desarrollo y de 62,9 hectáreas incluyendo el área de protección.

Esta explotación no se encuentra en Espacios Naturales Protegidos ni Espacios de la Red Natura 2000 y la cuenca de aguas es la del río Manubles, que pertenece a la cuenca hidrográfica del Ebro y cuya cabecera está situada al sur del área del proyecto a una distancia superior a 600 metros.

La explotación afectará directamente a cuatro barrancos de la vertiente sur de la Sierra del Tablado de carácter estacional y escaso caudal.

En el periodo de información pública se presentaron alegaciones en contra de este proyecto por parte de los ayuntamientos de Villarroya de la Sierra, Villaluenga, Trasobares, Torrijo de la Cañada, Tierga, Sestrica, Purujosa, Pomer, Oseja, Mesones de Isuela, Palanquilla, Jarque, Illueca, Gotor, Calcena, Brea de Aragón, Bijuesca, Berdejo, Ateca, Aranda de Moncayo, Aniñón, Moros y Ciria (todos ellos de la provincia de Zaragoza excepto el último que pertenece a Soria).

En sus alegaciones consideran que la mina tendrá un impacto social negativo al igual que un impacto económico negativo enfocado a la agricultura por la posible deterioro de las aguas y un impacto social y ambiental también negativo por la afección del caudal y calidad de las aguas.

En esta fase también se reciben 85 alegaciones de particulares, con bienes o derechos afectados por el expediente, una alegación de SEO-Birdlife y otra de la CGT de Aragón y La Rioja, todas ellas basándose en consultas populares, recogidas de firmas, posición contraria de grupos políticos de Aragón que piden que se declare nula la declaración de impacto ambiental.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.