El fumar se acabó ayer y muchos se enterarán hoy al llegar al trabajo

Aunque ya ha entrado en vigor la ley antitabaco, su aplicación ‘real’ se producirá hoy en miles de centros laborales libres de humo. Cuéntanos si la legislación se respeta en el lugar donde trabajas.
Los fumadores buscan dónde encender un cigarrillo.
Los fumadores buscan dónde encender un cigarrillo.
Sergio González

Ya está en vigor la Ley de medidas Sanitarias frente al Tabaquismo, que desde ayer prohíbe fumar, entre otros sitios, en todos los centros laborales  y que restringe su consumo en bares y restaurantesde más de 100 metros cuadrados, que podrán declarar su establecimiento libre de humos o crear en ocho meses zonas separadas para fumadores.

Sin embargo, la madrugada de Año Nuevo no es el mejor termómetro para conocer el grado de cumplimiento de una norma que sólo demostrará su efectividad a partir de esta mañana. Será hoy, cuando millones de españoles en edad laboral entren en sus oficinas, talleres o despachos, cuando el 30% de ciudadanos fumadores tendrá que empezar a tomarse en serio la ley.

La noche del sábado al domingo, tras las doce campanadas, se convirtió en una suerte de limbo legal en el que la aplicación de la ley, ya en vigor desde medianoche, tuvo que esperar a la mañana, mientras miles de fumadores apuraban ávidamente los que eran, a buen seguro, sus últimos cigarrillos legales en una fiesta.

Escasa actividad

Horas después, cuando los ecos de botellas rotas y petardos daban paso a un perezoso despertar, la escasa actividad comercial y hostelera tampoco permitió saber si la ley era acatada con normalidad. Aunque los primeros en sufrir o disfrutar ayer los rigores de esta norma, además de los periodistas de guardia, fueron profesionales como policías, bomberos o sanitarios.Hasta el momento, parece que la batalla en los locales más pequeños la sigue ganando el humo. Un ejemplo: la pasada semana el presidente de la

Agrupación Soriana de Hostelería, Luis  González, comunicó que
el 99% de los establecimientos  hosteleros de menos de 100 metros de la provincia permitirá fumar a  sus clientes, porque «no se puede cambiar un hábito tan arraigado como el tabaquismo de una  forma tan precipitada».

Habrá celdas para fumadores

La ley tiene una aplicación especial en las prisiones, donde habrá celdas para fumadores, excepto para internas con hijos, y los funcionarios podrán apurar un pitillo en los espacios destinados a sus vigilados. La cárcel es un lugar de trabajo para los funcionarios pero de residencia para los presos, por lo que la aplicación de la nueva ley ha debido conciliar ambos aspectos.

ENLACES RELACIONADOS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento