Festival Flamenco
Uno de los platos fuertes será la actuación de Paco de Lucía.

Del 3 al 14 de agosto se celebra en La Unión (Murcia) el 50º Festival Internacional del Cante de las Minas. Este conocido festival rememora la llegada a la zona del cante flamenco debido a las migraciones de miles de obreros andaluces que en el siglo XIX llegaron a la sierra local para trabajar en los yacimientos mineros. De sus malagueñas, granaínas y tarantos surgieron los denominados cantes de Levante, desde la cartagenera o la taranta al fandango minero o la murciana.

Como todos los años, el festival cuenta con un cartel impresionante dentro del mundo del flamenco. La primera gran actuación será el 5 de agosto, con el Ballet Nacional de España, uno de los grandes embajadores de la cultura española en el mundo. El cantaor granadino Enrique Morente recogerá el testigo al día siguiente, mientras que el domingo 8 será el turno de José Mercé. El jerezano es posiblemente el cantaor flamenco más conocido por el gran público en la actualidad.

<p>Flamenco</p>El lunes 9 de agosto saltará al escenario una estrella flamenca que precisamente se dio a conocer en este festival. Se trata de Miguel Poveda, cantaor representativo de los nuevos valores flamencos. Poveda toma este estilo como punto de partida, pero desde él se adentra en la experimentación con otras músicas, lo que le aleja de la imagen tópica del cantaor y le ha supuesto recibir críticas de los más ortodoxos.

Otro de los platos fuertes será la actuación de Paco de Lucía el día 10. El veterano guitarrista gaditano está considerado como uno de los mejores maestros del instrumento de todos los tiempos. Aunque casi toda su obra se desarrolla en el flamenco, ha realizado incursiones en otros estilos, como la música clásica o la fusión del flamenco con el jazz.

Todos ellos contribuirán a rememorar a los pioneros del cante en la región, así como a todos los que simplemente se dejaron la vida o la salud en la mina. El festival homenajeará al minero Alfonso García, enfermo de silicosis desde hace 40 años, que explica esa vida con sus palabras: “Se ganaba muy poco y pasaba muchas calores, trabajando en cueros porque se nos caía la piel. Vi morir a compañeros”.