La consellera de Turismo y Trabajo y presidenta del Consorcio de la Platja de Palma, Joana Barceló, presentará el lunes el Plan Estratégico de la reforma de la Platja de Palma, junto con la comisionada del Gobierno central para este proyecto, Margarita Nájera.

Asimismo, está previsto que también asistan al acto de presentación, que tendrá lugar en el Palma Aquarium, la consellera de Economía y Turismo del Consell de Mallorca, Isabel Oliver; la alcaldesa de Palma, Aina Calvo; el alcalde de Llucmajor, Joan C. Jaume; y la secretaria general de Turespaña, Isabel Garaña.

El Plan Estratégico fue aprobado el pasado viernes en el Consell de Govern, después de que esta semana se aprobara en el Parlament por unanimidad la Ley de medidas para la revalorización integral de la Playa de Palma, de forma que el Consorcio encargado de la reforma de esta zona turística madura de la capital balear ya cuenta con el instrumento legal para poner en marcha el Plan de Reconversión.

Concretamente, este proyecto tiene un plazo de diez años y un presupuesto de 3.000 millones de euros, de los cuales 1.000 millones serán aportados por las instituciones públicas y el resto por el sector privado.

El objetivo de este Plan de Reconversión es que los 10 kilómetros de la Playa de Palma, donde hay 34.000 plazas residenciales y 40.000 hoteleras, deje de ser un destino de turistas con bajo poder adquisitivo, teniendo en cuenta que, en la actualidad, esta zona de la capital balear, que recibe anualmente a 1,8 millones de visitantes, continúa con los mismos criterios turísticos que en los años 50 o 60, cuando comenzaron a llegar los primeros visitantes.

Por esta razón, el Plan de acción para rehabilitar esta zona pretende un cambio de modelo de negocio, para lo cual se acometerá una reforma en profundidad de los hoteles para ampliar las habitaciones, sobre todo aquéllas que sólo cuentan con alrededor de 11 metros cuadrados, e incorporar nuevos servicios, como spas, con el principal objetivo de atraer a otro tipo de turistas con una mayor capacidad adquisitiva.

Asimismo, se pretende que una vez sea reformada esta zona, el gasto medio diario por turista sea de 135 euros, frente a los 65 actuales. Además, otro de los objetivos es que el precio medio diario por habitación doble sea de 65 euros, teniendo en cuenta que, actualmente, hay hoteles que ofrecen precios muy bajos para atraer a un determinado perfil de turista.

Por otra parte, mediante la normativa se va a incidir en la sostenibilidad, con el fin de reducir las emisiones de Dióxido de Carbono a la atmósfera, para lo cual, se creará un espacio libre de emisiones en esta zona.

De este modo, los hoteles tendrán que hacer un proceso de inversión para disminuir sus emisiones a la mitad, mientras que, a su vez, los edificios de viviendas serán sometidos a una rehabilitación funcional y estética, así como de eficiencia energética.