La crisis económica no puede relacionarse con el tipo o número de delitos que se comenten, según el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba, José Ignacio Criado, quien entiende que "no se pueden establecer vínculos entre dificultades económicas o laborales y delincuencia".

De hecho, según explicó Criado en una entrevista concedida a Europa Press al cumplir el pasado junio cuatro años al frente de la Comandancia cordobesa, "el fenómeno de la delincuencia debe vincularse con la marginalidad y la falta de respeto a las normas de juego que nos hemos dado entre todos".

Es más, Criado así lo repite "en todas las reuniones de mandos de la Comandancia y en las muchas Juntas Locales de Seguridad" en las que viene participando en municipios de toda la provincia, asegurando que "la crisis económica no tiene relación alguna con los índices de delincuencia". "De hecho la provincia de Córdoba es un excelente ejemplo de ello, en los dos últimos años ha descendido la delincuencia de un modo espectacular, y ello a pesar de partir de unos ratios de comparación que ya eran bajísimos los años anteriores. En este sentido, el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Jesús María Ruiz, está cansado de dar datos y presentar balances, pero debe haber algún interés oculto en hacer esta vinculación", indicó.

"En honor a la verdad —prosiguió—, el único caso que se ha detectado en la demarcación de esta Comandancia que pueda presentar unida la crisis económica y la delincuencia es el de tres grupos de menores y adolescentes que, para sufragarse los gastos de sus actividades de ocio de fin de semana y el consumo de sustancias estupefacientes, al no recibir las mismas cantidades de dinero que antes les daban sus propios padres, recurrieron a los pequeños robos y hurtos como vía de financiación", pero ése, según subrayó, "no fue más que un asunto muy puntual y que en poco influye en los índices de delincuencia provinciales". MULTIREINCIDENTES

La principal preocupación que tiene ahora la Guardia Civil, según detalló Criado, se centra sobre los pequeños delitos cometidos por delincuentes multireincidentes, "siendo una realidad que la reforma del Código Penal del año 2003, que tenía como uno de sus objetivos potenciar la seguridad ciudadana, no dio con la tecla y ello ha generado una sensación de impunidad entre los delincuentes habituales".

Ello ha provocado "un pernicioso efecto desmoralizador en los agentes policiales, ya no solo al ver que ellos los detienen y los delincuentes salen por la puerta inmediatamente, sino además porque ha dado lugar a que estos mismos delincuentes se envalentonen con los guardias civiles e, incluso, en algunos casos lleguen a ofrecer resistencia o atentar contra ellos, en el claro objetivo de que los agentes de la autoridad se inhiban y ellos puedan campar a sus anchas".

Sin embargo, "la reciente reforma del Código Penal, que entrará en vigor a principios del próximo año, ha introducido nuevos tipos delictivos que, sin duda, nos van a permitir atajar con mayor eficacia el problema de la multireincidencia".

Junto a ello, las barriadas marginales de seis localidades de la provincia y "la delincuencia que irradian tres barrios de Córdoba capital", además de los robos de enseres domésticos, de equipamientos y aparatos electrónicos, de elementos metálicos y de cobre, y todo lo que conlleva el tráfico y consumo de drogas, "son los fenómenos que actualmente están centrando los esfuerzos de la Jefatura de la Comandancia de Córdoba, en los planes de lucha contra la delincuencia".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.