Su ubicación actual, en la calle Alcalá, fue obra de Antonio Palacios, y en su momento se consideró uno de los edificios más polémicos de la arquitectura madrileña y española. Se inauguró en 1926 y ahora se pueden contemplar los planos maquetas y dibujos originales del edificio en la Sala Minerva.