Según han informado a Europa Press fuentes del Cuerpo, el incendio, el más importante del verano en Catalunya, todavía no puede declararse en fase de control, si bien el fuego ya no avanza.

La cincuentena de vecinos del núcleo de Gaüses y de una masía evacuados esta tarde por el incendio ya han regresado a casa aunque están sin suministro eléctrico, según el alcalde del municipio, Fermí Pi.

El fuego ha obligado también a desalojar a 84 personas de la casa de colonias El Ginebró, la mayoría niños de entre 4 y 12 años —un total de 69—, que han sido enviados a casa, en Vilablareix y La Bisbal de l'Empordà.

En declaraciones a los periodistas, el jefe de emergencias de Girona, Enric Cano, ha explicado que la extinción del incendio les ha supuesto mucho problemas "por la dirección del viento, que cambiaba constantemente", y también por los campos de rastrojos, porque facilitaba que las llamas se extendieran rápido.

El incendio ha hecho varios focos secundarios, que también han dificultado las tareas de extinción, si bien los Bomberos han contado con la colaboración de los agricultores, que han arado el campo para impedir que el fuego se extendiera.

Cano también ha explicado que los Mossos d'Esquadra están investigando si se ha producido alguna negligencia porque el fuego ha empezado a pie de carretera, en la que une Vilopriu con Colomers.

Críticas de vecinos

Una de las vecinas de Gaüses desalojada, Judith Nadal, ha explicado a Europa Press, desde el pabellón de Verges donde han sido acogidos, que los efectivos "han tardado mucho" y ha criticado la "descoordinación" de Bomberos y Mossos por no conocer los caminos de la zona.

De hecho, un vecino de lugar les ha tenido que guiar con su moto para trasladarse por los caminos, según ha asegurado.

Otra vecina, Montserrat Martínez, ha relatado que han ido al pabellón para tener allí más información, una información que, según ella, no les llegaba.

Consulta aquí más noticias de Girona.