El presidente del Govern, Francesc Antich, ha enviado una carta al presidente de la UEFA, Michel Platini, y ha llamado por teléfono al secretario de Estado de Deportes, Jaime Lissavetzky, para pedirles una "salida", con el fin de que el RCD Mallorca pueda jugar la Europa League, tras haberse "ganado" una plaza en esta competición europea por "méritos propios", después de que quedara quinto en la liga española.

En la misiva, Antich define al Mallorca como "un club que, a pesar de sufrir problemas económicos, como la gran mayoría de clubes de Europa, ha demostrado que es ejemplar, consiguiendo por quinta vez en su historia clasificarse para disputar una competición europea", lo que, a su juicio, "ayudaría a mejorar su situación económica".

Asimismo, el presidente del Ejecutivo informa a Platini que en la actualidad, el club ha sido adquirido por un grupo de nuevos propietarios, todos ellos mallorquines, que "han vuelto la ilusión a la familia mallorquinista, porque han presentado un plan de viabilidad económica que pretende sanear las cuentas de la entidad a corto plazo, además de las garantías que supone el procedimiento concursal".

Por otro lado, ha trasladado al presidente de la UEFA la "ilusión" de la "gran masa" de seguidores de este club, que representa a todas las Baleares, por participar en una competición continental, que "ha sido ganada a pulso".

"Una ilusión compartida por las instituciones por lo que significa de proyección europea para un país y una ciudadanía que siempre ha disfrutado de una condición cosmopolita y abierta y que acoge cada año a millones de europeos", subraya el presidente del Govern en la citada carta.

Por estos motivos, pide a Platini que sean atendidas las "pretensiones" del Mallorca y que se llegue a encontrar una salida a la actual situación que permita al club participar esta temporada en la Europa League que tan "merecidamente ha acreditado en el terreno de juego".

Esta carta se ha enviado un día después de que el Parlament defendiera el derecho del RCD Mallorca a participar en la Europa League, porque "se lo ha ganado en el terreno de juego", por lo que consideró que se debe "revisar por los procedimientos aplicables" la decisión de la UEFA de retirar al equipo la licencia provisionalmente concedida al equipo por la Real Federación Española de Fútbol para jugar esta competición europea.

Además, este martes alrededor de 1.500 aficionados al Mallorca se manifestaron en Palma en contra de la decisión del presidente de la UEFA a quien exigieron una rectificación sobre su determinación de impedir al RCD Mallorca disputar la Europa League.