"La afirmación de que el PP tiene un problema con su organización en Baleares es una descripción suave de una realidad que está adquiriendo ya tintes de esperpento", sostiene el eurodiputado del PP en un artículo colgado en su blog, que ha recogido Europa Press.

Según Vidal-Quadras, este asunto sólo admite tres interpretaciones: la primera, "el PP de Baleares está infiltrado por sus adversarios que han sembrado de eficaces agentes sus filas; segundo, un número significativo de ediles populares en Mallorca no se han enterado todavía de en qué partido militan; y tercero, el número de débiles mentales entre los concejales del PP balear es claramente superior a la media nacional".

Es más, censura que la dirección regional hubiera cursado una instrucción "muy clara" indicando que el voto debía ser negativo. "O sea, que en el PP de Baleares no sólo no saben ni lo que son ni lo que representan, sino que se pasan la autoridad de sus máximos responsables por la entrepierna", enfatiza.

Por eso, considera que hay que "imponer severas medidas disciplinarias a los protagonistas de la hazaña", así como "organizar un curso intensivo de alfabetización ideológica para los cargos electos del PP balear con el fin de que se enteren de los rudimentos doctrinales de la opción en la que militan". "Si no se hace nada y se pasa página sobre este bochornoso episodio, el riesgo de una nueva derrota dentro de diez meses será considerable", advierte.