El Ayuntamiento de Écija (Sevilla), gobernado por Juan Wic (PSOE), celebró el martes por la noche un pleno que debatió la comisión especial informativa creada en torno a la adjudicación, y posterior resolución, del contrato relativo a la rehabilitación del palacio de Peñaflor, construido entre 1700 y 1775 y declarado Bien de Interés Cultural (BIC), como un hotel de lujo. Si bien el debate plenario no condujo a conclusiones, pues los grupos de oposición habían abandonado el procedimiento, PA y PP advirtieron de que dos maceteros barrocos quizá incluidos en el inventario de bienes muebles del palacio podrían estar siendo ofertados en el mercado negro de antigüedades.

El portavoz del PA en el Ayuntamiento astigitano, Fernando Reina, relató a Europa Press que, según lo previsto en el orden del día, la Corporación tomó cuenta de las sesiones de esta comisión especial informativa, creada merced a un acuerdo plenario promovido por el PA, apoyado por el resto de grupos de la oposición y rechazado por el PSOE, que gobierna este ayuntamiento en minoría. No obstante, advirtió de que el procedimiento carece de conclusiones, dado que estas necesitarían unanimidad entre las partes y los socialistas quedaron en solitario en la comisión a cuenta del abandono protagonizado por la oposición, que justifica su actuación en el "obstruccionismo" del primer edil.

Y es que a comienzos del pasado mes de junio, los representantes de los grupos del PA, el PP y el Partido Socialista Ecijano Independiente (PSEI) abandonaron esta comisión especial informativa ante la supuesta negativa del alcalde, Juan Wic (PSOE), a convocar a los técnicos municipales cuya comparecencia había acordado dicha comisión. Aunque inicialmente no estaban obligados a comparecer por la mera convocatoria, según reconocía la Secretaría General del Ayuntamiento, sí habrían de hacerlo "a título de asesores" sí así lo determinaba el alcalde como máxima autoridad. No obstante, el primer edil habría resuelto finalmente "no convocar" a los técnicos pese a las peticiones recibidas.

Durante el pleno, según informaron Reina y la concejal del PP Silvia Heredia, se expuso el caso de dos maceteros barrocos que podrían pertenecer al inventario de bienes muebles del palacio y habrían sido ofertados en venta por un particular a un ciudadano de Écija. Ambas fuerzas de oposición gozarían de las fotografías tomadas por este vecino a las piezas, por lo que según Heredia, "es necesario conocer si la imágenes coinciden" con las referencias que, de tales piezas, figuran en el inventario.

Proyecto malogrado

Esta comisión estaba destinada a esclarecer las responsabilidades derivadas del caso del palacio de Peñaflor, un monumento barroco edificado entre 1700 y 1775, monumento nacional desde 1962, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y desde 1992 propiedad del Ayuntamiento de Écija. El palacio, uno de los múltiples activos patrimoniales de la ciudad, fue en 2004 objeto de un concurso público orientado a su rehabilitación y transformación en un hotel de cuatro estrellas y 58 habitaciones.

Tras quedar desierto el concurso público, las obras fueron finalmente encargadas a 'Viturse S.L.' en un procedimiento negociado sin publicidad. En 2006, de cualquier forma, el Ayuntamiento de Écija entregó la correspondiente licencia de obra a la empresa adjudicataria de los trabajos, si bien la adjudicataria no abonó las tasas municipales y, en febrero de 2007, una inspección habría descubierto que la empresa había comenzado una serie de sondeos en el interior del monumento sin haber cumplido el mencionado y obligado pago. En abril de 2008, finalmente, el Gobierno municipal de Juan Wic resolvió el contrato dados los "incumplimientos" de la constructora adjudicataria.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.