El PSE de Barakaldo ha afirmado que, si no se aprobó en mayo el Plan Económico-Financiero 2011-13, fue porque los partidos de la oposición "se negaron a debatir" en el Pleno ese punto del orden del día bajo el argumento "falso de que era inconcreto".

De esta manera, ha respondido a las manifestaciones del PP que ha asegurado que el Ayuntamiento estaría incumpliendo la Ley de Estabilidad Presupuestarias que obliga a las entidades locales con déficit a aprobar un plan económico-financiero que sanee las arcas municipales.

En un comunicado, los socialistas han señalado que, en ningún momento se ha ocultado que la Diputación haya denegado una prórroga para aprobar el Plan Económico-Financiero 2011-13.

"De hecho, se lo desvelamos al resto de partidos políticos poco después de tener conocimiento de ello durante una Comisión Informativa, como ha confesado la propia Fernández. El hecho de que se haya denegado la prórroga por parte de la Diputación no tiene ninguna consecuencia para el Ayuntamiento", ha señalado.

Los socialistas han señalado que la solicitud de prórroga fue un "mero formalismo" para que quedara constancia "de que el equipo de Gobierno había cumplido su cometido".

Asimismo, ha precisado que el equipo de Gobierno cumplió con su obligación legal de llevar el asunto a Pleno y volverá a presentar un plan de este tipo en septiembre, "una vez aclarado aprobada la reducción de los salarios de los trabajadores municipales".

Además, ha manifestado que el equipo de Gobierno viene tomando "medidas de austeridad" para reducir el gasto corriente sin subir los impuestos ni reducir las inversiones desde que estalló la crisis. El PSE de Barakaldo ha indicado que son medidas que "ya están dando resultados y que las cifras avalan".

"La recaudación vía tasas, impuestos y precios públicos ha subido considerablemente en el primer semestre del año, contribuyendo a la reducción del déficit generado en años anteriores después de que, debido a la crisis, la Diputación redujera su aportación al Ayuntamiento a través del fondo Udalkutxa", ha apuntado.

En concreto, la recaudación se ha incrementado un 2,76 por ciento por la vía voluntaria y casi un 50 por ciento por la vía ejecutiva. "Todo, pese a que este año se han congelado los impuestos y ha entrado en vigor el pago a la carta de dos de los principales tributos -el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y el Impuesto de Circulación-", ha manifestado.

En concreto, más de 2.000 ciudadanos se han acogido a ese pago a la carta, aplazando el abono de cantidades que ahora no se pueden computar como ingresos, "al contrario que en años anteriores".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.