El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany ha dotado a cada una de las playas del municipio con un equipo DESA. El dispositivo consta un sistema de comunicación que traslada información de manera instantánea a la página web 'www.platgesdebalears.com', donde todos los usuarios pueden comprobar en tiempo real el estado de cada uno de los arenales del municipio.

El equipo cuenta también con un anemómetro, que ayuda a controlar los vientos y la temperatura, así como una embarcación semirrígida, que actúa en caso de emergencia o necesidad de apoyo en cualquiera de las playas de Sant Antoni.

El Consistorio ha instalado también este verano cuatro torres de vigilancia, adaptadas a las dimensiones de cala Gració, caló d'es Moro, cala Salada y cala Saladeta, playas de pequeña extensión que ahora ya cuentan

El diseño de estas infraestructuras, proyectado por la Corporación municipal, está ideado para minimizar su impacto visual en las playas.

El Govern ha sido el responsable de instalar estas torres en las playas. Para evitar problemas a los bañistas, la instalación se ha llevado a cabo a primera y última hora del día y, en el caso de cala Saladeta, se alargó durante dos días, ya que, según explica el Consistorio, tuvo que desmontarse la torres pieza a pieza para poder acceder a la playa.