Ante la operación salida-retorno de vacaciones propia del cambio de mes, el área de Tráfico y Seguridad Vial de Policía Foral pondrá en marcha un dispositivo de carácter preventivo el próximo viernes, 30 de julio, el sábado 31 y el 1 de agosto, domingo, con el objeto de reducir la siniestralidad en las vías de Navarra.

La Policía Foral aumentará la presencia de sus patrullas en las vías de salida y entrada a los lugares de destino vacacional, en particular en la Autopista Vasco Aragonesa (AP-68), las autovías del Norte, del Camino y de Leitzaran (A-1, A-12 y A-15) y las carreteras nacionales N-240 (Pamplona-Huesca) y N-121-A (Pamplona-Francia, por Behobia), según ha informado el Gobierno foral en un comunicado.

Los agentes vigilarán y controlarán especialmente los factores de riesgo derivados del consumo de alcohol y la velocidad excesiva. Para ello, instalarán controles en diferentes puntos de las carreteras navarras. Se realizará la prueba de etilometría a todos los conductores denunciados por exceso de velocidad.

La vigilancia se intensificará el viernes por la tarde y el sábado por la mañana -está previsto que salgan la mayor parte de conductores de Navarra- así como el domingo por la tarde, el momento en el que más vehículos regresarán a la Comunidad foral. En este dispositivo especial tomarán parte agentes de la División de Seguridad Vial de las Comisarías de Pamplona y Tudela.

Consulta aquí más noticias de Navarra.