A preguntas de los periodistas, el presidente accidental de Melilla, Miguel Marín, criticó a los grupos políticos catalanes que ha respaldado esta prohibición que, en su opinión, "va contra la libertad de las personas" a la hora de elegir los espectáculos a los que acuden.

Marín subrayó que España "es un país abierto, libre y tolerante" en el que se debe respetar a aquellos a los que gustan los toros como a quienes no y "que el quiere ir los toros que vaya, y el que no, que no vaya".

El presidente accidental, después de rechazar por "radical" la decisión del Parlamento de Cataluña, aseguró que "Melilla está a favor de la fiesta nacional y no la prohibirá bajo ningún concepto".

Por último, Miguel Marín indicó que su Gobierno no se ha planteado de momento declarar 'Bien de Interés Cultural' la fiesta de los toros, como van a hacer Madrid, Valencia y Murcia, todas ellas gobernadas por el PP, pero advirtió que si se creyera necesario para defender la celebración de corridas de todos "no tendríamos inconveniente en hacerlo".

Consulta aquí más noticias de Melilla.