La Policía Local de Mungia ha desmantelado una banda de estafadores que se hacían pasar por sordomudos para conseguir firmas y fondos para una presunta causa benéfica por las calles de la localidad vizcaína, según ha informado el Ayuntamiento.

Ante la sospecha, la jefatura local ha abierto un dispositivo de seguimiento que se ha prolongado durante varios días y gracias al cual se ha descubierto que los impostores, dos hombres y dos mujeres de origen rumano, se valían de gestos y muecas falsas para hacerse pasar por tales.

Tras identificarles y comprobar su capacidad de expresión y entendimiento normales, la Policía Local les ha imputado un delito de estafa y ha trasladado los hechos a la Asociación de Sordos de Bilbao y Bizkaia, Bizkaiko Gorrak, cuya presidenta ha trasladado personalmente su "más sincero agradecimiento" al jefe de la Policía Municipal de Mungia por desenmascarar "una estafa muy común y poco perseguida en los pueblos, que tanto daño hace a las asociaciones".

Efectivos locales habían advertido desde hace días la presencia de varias personas que, sirviéndose de una sospechosa discapacidad en el habla y escucha, solicitaban dinero y firmas para un centro de acogida de menores sordomudos.

Inmediatamente, la Policía Local procedió a la apertura de un dispositivo con agentes de paisano que ha seguido los pasos de la banda de cuatro personas de origen rumano procedentes del municipio guipuzcoano de Arrasate, dos hombres y dos mujeres de mediana edad, por las calles del municipio donde se concentraban, concluyendo la falsedad de la trama.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.