El vicepresidente del Parlamento europeo y ex presidente del PP catalán, Alejo Vidal-Quadras, considera que la decisión del Parlamento catalán de prohibir las corridas de toros en 2012 hace a Catalunya "profundamente antipática al resto de españoles" y tendrá "consecuencias en el turismo y el comercio".

En declaraciones a Europa Press, Vidal-Quadras ha señalado que es una "muestra de totalitarismo propia de la dictadura" y que evidencia "el rechazo y el odio irracional y fanático a todo lo que representa el proyecto común español".

"La prohibición de las corridas de toros demuestra que el Gobierno tripartito tiene una concepción totalitaria del poder, al entender que desde el poder político se puede decidir sobre gustos y cuestiones que corresponden al ámbito de la libertad personal", ha manifestado.

Pero aparte de reflejar "una mentalidad totalitaria", Vidal-Quadras ha indicado que la decisión del Parlamento catalán muestra "rencor" a todo lo que representa un proyecto común español, porque los toros constituyen la llamada 'fiesta nacional'. "Es una fiesta que forma parte de la identidad española de manera muy singular", ha destacado, tras recordar que en Catalunya "siempre ha habido una gran afición" a los toros.

También ha arremetido duramente contra la actitud del presidente de la Generalitat, José Montilla, quien a su entender debería haber impedido que este tema llegase al Parlamento. Según ha añadido, los socialistas catalanes "son un partido nacionalista y su adscripción al PSOE es puramente nacional".