Los ministros de Fomento de España y Portugal, José Blanco y Antonio Mendonça, respectivamente, han reafirmado su "compromiso" con la construcción del AVE Madrid-Lisboa, una infraestructura que ambos países consideran "absolutamente prioritaria" y cuya finalización irá "acompasada" a ambos lados de la frontera.

Blanco y Mendonça han mostrado el compromiso de sus respectivos gobiernos con esta infraestructura durante la visita que han realizado este miércoles a las obras del tramo Montijo-Badajoz del AVE, en las que han presenciado una prueba de carga del viaducto sobre el río Alcazaba.

En su intervención tras este prueba, José Blanco ha asegurado que "antes de final de año" estarán licitados todos los tramos de la parte extremeña de esta línea de alta velocidad, y en esta legislatura "estará toda la línea en obras".

Se trata de "un compromiso muy importante" ha señalado Blanco, quien ha anunciado que para cumplirlo, el Gobierno reforzará el "impulso" a esta infraestructura en 2011 a través de régimen concesional, "es decir, de la colaboración público privada, que permitirá la ejecución de las restantes obras e instalaciones del resto de la línea".

En ese sentido, ha anunciado una "inversión extraordinaria, de en torno a 3.000 millones de euros" a través de este régimen concesional. "Ese es el esfuerzo, el compromiso y la garantía de que esta obra ya es imparable", ha aseverado.

Por su parte, su homólogo portugués, Antonio Mendonça, ha querido reafirmar "la importancia que el Gobierno portugués atribuye a este proyecto", que permitirá la unión entre Lisboa y Madrid.

Estratégica en un doble sentido

José Blanco ha destacado que el AVE Madrid-Lisboa es una "línea estratégica" en una doble vertiente, ya que "es una red prioritaria transeuropea", que conectará Lisboa con Madrid y París, y además "está concebida para el tráfico mixto, de pasajeros y de mercancías, que la va a hacer más eficiente y más competitiva".

Por este motivo, ha señalado que el Gobierno está "dando el impulso mayor a estas obras" con el objetivo de que en un momento de crisis como el actual, esta infraestructura pueda "estar finalizada lo antes posible".

Y es que esta línea conectará Extremadura con el centro de la Península "de una forma rápida, segura y sostenible", y además "va a articular mucho mejor las conexiones de España con Portugal", por lo que según ha aseverado, "será una clave para la integración de la península ibérica en la red europea de alta velocidad".

Ante esta situación, el Gobierno "está impulsando las actuaciones en esta línea de manera prioritaria", y "a pesar de los cantos de sirena", lo va "a continuar haciéndolo con determinación en este nuevo escenario presupuestario", ha señalado Blanco.

Se trata de un "compromiso inamovible" que el Gobierno tiene con esta línea de alta velocidad Madrid-Lisboa, y que además "es compartido con el Gobierno de Portugal", ha aseverado el ministro español.

Estado de las obras

Según los datos aportados por Blanco, el Gobierno tiene contratadas obras en toda la línea española por importe de 550 millones de euros. En la parte extremeña, hasta el momento se han licitado las obras de cinco tramos, de los que cuatro ya se han iniciado.

Además, ha anunciado que Adif adjudicará en septiembre las obras del tramo Embalse de Alcántara-Garrovillas, que fueron licitadas por más de 106 millones de euros, y que el Consejo de Ministros aprobará este viernes la licitación de las obras del tramo Cañaveral-Embalse de Alcántara, por 62 millones.

Así, ha asegurado que "en lo que queda de año" se licitarán las obras de los tramos restantes entre Talayuela y Cáceres, y en el caso de las obras de plataforma entre Cáceres y Badajoz ha señalado que finalizarán antes de terminar el año 2011.

Respecto al tramo castellano-manchego de esta línea de alta velocidad, el ministro de Fomento ha destacado que en estos momentos están la mayor parte de los proyectos "en fase de redacción".

Estación en la frontera de caya

Por otra parte, José Blanco ha anunciado además que en la Cumbre Hispano-Lusa que se celebrará en octubre en Elvas (Portugal), los gobiernos español y portugués firmarán un acuerdo que establecerá "la localización, la financiación, la jurisdicción y las condiciones para la construcción y explotación" de la estación internacional Elvas-Badajoz del AVE.

Se tratará de "una de las primeras estaciones internacionales de Europa", que según ha avanzado Blanco, contará con unas instalaciones de mercancías "que potenciarán el desarrollo industrial y logístico del área de Elvas-Badajoz".

También es estratégico para portugal

Por su parte, el ministro de Fomento portugués, Antonio Mendonça, ha destacado el "compromiso fundamental" que para el Gobierno luso representa el AVE Madrid-Lisboa, por razones "económicas, políticas y de iberismo".

Mendonça ha destacado que en Portugal esta línea de alta velocidad ya cuenta con más de 100 kilómetros en construcción, aunque ha reconocido que las obras están "ligeramente más atrasadas" que en el tramo español.

En su intervención, el ministro luso también ha apuntado a la colaboración público- privada para realizar las obras de esta infraestructura en su tramo luso, y ha considerado que su puesta en marcha permitirá "recuperar el tiempo perdido" en las relaciones entre España y Portugal.

Finalmente, el ministro de Fomento luso también ha mostrado toda la "disponibilidad" y la "apertura" del Gobierno portugués para que "de forma integrada" con España puedan continuar abordando este proyecto y "otros de interés común" para ambos países".

Cabe destacar que en esta visita, los ministros de Fomento español y portugués han estado acompañados por diversas autoridades de la región, como el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; la delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira; el presidente de la Asamblea, Juan Ramón Ferreira, o el consejero de Fomento del Gobierno regional, José Luis Quintana, entre otros.

Unión económica y afectiva

En su intervención, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha mostrado su satisfacción por la unión de España y Portugal a través de alta velocidad, dos países que "siempre" que han proyectado algo en común les "ha ido bien".

Para Fernández Vara, el AVE Madrid-Lisboa "no es una infraestructura más, sino que es para unir más" a estos dos países, "para unirlos en lo económico pero también en lo afectivo".

Se trata de una inversión con la que "nadie pierde" y que "ya es una realidad que se ve en una prueba de carga", ha destacado el presidente extremeño, quien ha destacado que esta infraestructura permitirá, en momentos de dificultad como el actual, "mirar al futuro con esperanza, con nuevas posibilidades".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.