Christina Tonkin
Christina Tonkin. Archivo

Si ha envidiado el apartamento de Charlotte en Sexo en Nueva York o la habitación de Serena Van der Woodsen en Gossip Girl ha sacado su lado más pijo, ya conoce el toque personal de Christina Tonkin. La decoradora estuvo en Madrid para presentar un nuevo cocktail de J&B en un apartamento al más puro estilo de Manhattan.

¿Qué tiene en cuenta el decorador de una serie?
Cuando creo una casa, intento pensar como el personaje que vive allí: qué le gusta, cómo se gana la vida... Si va en metro, por ejemplo, habrá un billete.

¿Cuál es el mayor reto que ha afrontado en su trabajo?
Una redada, cuando trabajaba en Turno de guardia. Tenía que parecer que allí vivían drogadictos. Para las cosas bonitas tengo facilidad, para lo sucio y lo cutre no soy tan buena (risas).

<p>Decorados de Sexo en Nueva York</p>

¿Cuánto se puede tardar en construir un decorado de serie?
Si no es un decorado permanente, unos días. Pero construir, pintar y preparar el ático de Lily en Gossip Girl, por ejemplo, nos llevó seis semanas.

¿Cómo lo ideó?
Como Lily es coleccionista, nos hicimos con obras de artistas que están de moda en Nueva York. Siempre hay algo también de mi propio criterio estético, y a mí me gusta equilibrar las cosas. Todo está organizado en grupos de tres: tres colores, tres objetos sobre una mesa… No sé por qué lo hago, ¡pero parece que funciona! (risas).

<p>Gossip Girl</p>¿Tendría Serena algo de Ikea?
En la realidad, no (risas). Pero en Gossip Girl se trabaja con un presupuesto, así que a veces intentamos que artículos menos caros parezcan más bonitos...

Deme un consejo low cost.
A mí me gusta encontrar muebles en tiendas de antigüedades o mercadillos, y pintarlos. Los muebles del piso de Carrie en Sexo en Nueva York, por ejemplo, eran muy de mercadillo. Aunque a mí me encantaba el de Charlotte, lo hice yo.

¿Tiene el mismo gusto que ella?
Sí, aunque he evolucionado desde Sexo en Nueva York. Pero me siguen gustando las piezas clásicas con un toque moderno, que todo sea de color crema y blanco, con obras de arte en las paredes y muebles bonitos.

En la vida real, ¿la casa de qué famoso le gustaría ver?
La de Brad Pitt, porque he leído que es un apasionado del diseño y de la arquitectura.

¿Hay alguna serie en la que le gustaría trabajar?
Creo que estoy trabajando en la mejor, no quiero ser avariciosa (risas). Decoro fiestas fabulosas, pisos... No me voy a quejar.

Y en Gossip Girl, ¿hay alguna situación que le gustaría decorar?
Me encantaría hacer la boda de Dan y Serena, pero no sé si va a pasar (risas). Probablemente se casarían en la playa.