Así se desprende del Informe Hogares Kioto 2009, presentado esta mañana, que recoge los principales resultados alcanzados en este programa.

La presentación del informe se ha acompañado con la puesta en marcha de una aplicación disponible en Internet que permite a los hogares participantes en el programa registrar y hacer un seguimiento de sus consumos energéticos. Para facilitar el manejo de la aplicación, se ha editado un manual de uso de la misma que se enviará a todos los hogares que han participado hasta el momento.

En los resultados presentados se observa que el 81,6 por ciento de los hogares participantes había cambiado sus hábitos de gestión energética en el hogar tras su participación en 'HK', consiguiendo una reducción del consumo de gas de un 10,1 por ciento.

Asimismo, se consiguió una reducción de los 'stand by' de los electrodomésticos de 4 al inicio del programa a 2,1 al final. En cada hogar se reemplazaron de media tres bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo.

El grado de cumplimiento de los consejos fue superior a 7/10 y los consejos más seguidos fueron: cerrar ventanas y persianas por la noche en invierno, rebajar la temperatura de los dormitorios y evitar dejar los grifos abiertos inútilmente. ALTERNATIVAS

Para frenar el cambio climático, los hogares se mostraron a favor de promover el acceso en transporte colectivo a los centros de actividad, desarrollar más campañas de sensibilización ciudadana para el ahorro energético, y subvencionar la mejora del aislamiento de la vivienda.

En cambio, las medidas menos populares fueron: subir los impuestos sobre los combustibles para reducir el consumo gasolina y petróleo, prohibir la construcción de nuevas urbanizaciones alejadas de los núcleos urbanos ya existentes, y establecer zonas urbanas en las que la velocidad de tráfico esté limitada a 30 kilómetros por hora.

Por otra parte, el informe resalta la importancia de la mujer como gestora del hogar, ya que en la mayoría de los casos la gestión energética recae sobre ella. También se ha detectado la necesidad de formar a formadores ambientales para determinados colectivos, así como el desarrollo de metodologías adaptadas a diversas discapacidades.

Desde 2006, año en el que el CRANA puso en marcha 'Hogares Kioto', han participado en el mismo más de 600 hogares navarros, que aceptaron el reto de reducir en al menos un 5,2 por ciento su consumo energético doméstico con el fin de disminuir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y unirse al esfuerzo mundial por frenar el cambio climático.

Este programa de educación ambiental, además de conseguir reducir las emisiones de CO2, también pretende conocer y valorar los conocimientos, las necesidades y los tipos de apoyos que requieren en materia de ahorro energético y consumo responsable diferentes tipologías de hogares.

Consulta aquí más noticias de Navarra.