El consejero de Presidencia, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, José Miguel Ruano, ha incidido en que la Policía autonómica no se destinará a vigilar edificios que no requieran "atención social" como es el caso, citó, de los institutos.

"La seguridad pasiva de los edificios va a corresponder a la seguridad privada. No vamos a estar vigilando edificios, más que aquellos que requieren una atención social y esos edificios son básicamente los institutos de educación secundaria. Son infraestructuras públicas autonómicas que además tiene a menores", apuntilló en declaraciones a los medios.

En cuanto a si le preocupa la actitud de la Delegación del Gobierno en Canarias respecto al Cuerpo de la Policía Canaria, afirmó no tener "ninguna preocupación". Agregó que lo "más importante" es que se ha iniciado en un "proceso de normalidad" la salida a la calle de los agentes de la Policía autonómica.

"Esto se hace en el máximo marco político que es la junta de seguridad de Canarias presidida o copresidida por el presidente del Gobierno de Canarias y el ministro de Interior. Hemos entregado ya un documento para hacer operativa la coordinación efectiva. Las competencias ya están establecidas por la Ley y aquí lo que hacemos es establecer modos de coordinación que, paralelamente, trabajaremos en las juntas locales de seguridad allí donde acudamos", subrayó.

Ruano incidió en que lo "único novedoso es la propia novedad de la creación de un cuerpo policial que lo que genera es la necesidad de adaptarse a la nueva situación", por lo que hizo hincapié en que no cree que "haya ningún problema específico" con la Delegación del Gobierno.

Respecto a las competencias propias del Cuerpo policial autonómico señaló que en Andalucía hay una unidad adscrita del Cuerpo Nacional de Policía que "lo paga el Estado, al menos al 50 por ciento; igual lo hace en Valencia, Asturias, Aragón, Galicia", por lo que apuntó que habrá que evaluar los costes de la Policía autonómica de Canarias donde "por el momento el Estado no aporta" económicamente, y ver "cuál es el coste de la aportación que hace en sus propios efectivos en la vigilancia pasiva de los edificios autonómicos".

En este sentido, dijo que en Canarias hay efectivos del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil en Presidencia del Gobierno tanto en Las Palmas de Gran Canaria como en Santa Cruz de Tenerife, además de en el Parlamento autonómico con policías en segunda actividad y en edificios judiciales fundamentalmente guardias civiles en reserva.

Vigilar los maltratos

Por otro lado, en relación a la visita a Gran Canaria de la ministra de Igualdad, Bibiana Aido, y respecto a la necesidad de reforzar la vigilancia sobre las personas maltratadas, Ruano al ser cuestionado si la Policía Canaria reforzará este tipo de acciones indicó que "evidentemente" se implicará "dentro de la capacidad".

De todas formas, puntualizó que "no existen efectivos policiales suficientes para poder dar una protección personalísima a cada mujer amenazada pero sí existe un sistema que propicia que esta responsabilidad se asuma de forma más efectiva".

"Creo que podemos dar avances en Canarias en materia de seguridad directa a esas mujeres amenazadas con algún sistema que tecnológicamente está más avanzado en alguna otra comunidad. Hay sistemas, eso no da garantías absolutas, nunca las va a dar pero por lo menos puede aumentar el sistema de protección de las mujeres amenazas", apuntilló.

Finalmente, indicó que en "diez o doce años" Canarias prevé tener 1.700 efectivos de la Policía autonómica.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.