El BNG ha avisado este miércoles al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de que no puede amparar "privatizaciones" en la obligación de Galicia de devolver 2.584 millones de euros por los anticipos recibidos del Estado en los próximos cinco años, pero apoya que "se negocie el pago en cómodos plazos", aunque advierte de que es "consecuencia" de un sistema de financiación autonómica que el PP y su "desprecio" firmó el pasado año pese al trato "discriminatorio" que otorga a la Comunidad gallega.

Preguntado en rueda de prensa por el rechazo del Gobierno central a aplazar este pago, el viceportavoz segundo del Grupo del BNG, Bieito Lobeira, ha recordado que los nacionalistas ya habían mostrado su postura contraria al sistema de financiación autonómica que, aseguró, "no les gusta" por ser "discriminatorio", al tiempo que reprocha que el máximo mandatario "despreció el compromiso" adoptado por la Cámara autonómica para negociar un modelo justo para Galicia.

"El problema es que Feijóo le dio el visto bueno a un sistema que no puede servir de coartada para la privatización y degradación de los servicios del país", ha expresado el parlamentario del Bloque, quien advierte que la ahora "negociación del pago en cómodos plazos es consecuencia del desprecio del PP".

El parlamentario del Bloque ha incidido en que Galicia "es una nación con mucha potencialidad" y recalca que existe "mucha asimetría" entre el Estado y la comunidad, ya que —subraya— "Galicia aporta más de lo que recibe".

De esta manera, ha señalado que lo que "hace falta es un poder político propio" en Galicia, con una agencia tributaria que permita establecer impuestos de forma que se tengan en cuenta las "singularidades" gallegas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.