En un fax remitido a los ayuntamientos que Galasa sirve este suministro —14 de los 19— rubricado por el director gerente de la entidad, Juan Ignacio Moya, la empresa pública manifestó que el agua servida por la entidad "reúne todas las garantías sanitarias exigidas por la legislación vigente" de forma que Galasa "aplica estrictamente" el Plan de Autocontrol y Gestión del Abastecimiento aprobado por las autoridades sanitarias, según afirma.

La empresa comunicó así a los distintos consistorios que aporta al Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo (Sinac) los resultados analíticos del agua que suministra con la periodicidad establecida en el Real Decreto 140/2003 y el Decreto 70/2009, sobre criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano; un registro en el que, asegura, consta la calificación de agua como "apta" en sus últimas publicaciones relativas a distintos meses.

De esta forma, desde Galasa se señaló que no se ha recibido "ninguna notificación" por parte de la Consejería de Salud que declare "la no aptitud" del agua que suministra en los municipios de Antas, Arboleas, Bédar, Carboneras, Cuevas del Almanzora, Garrucha, Huércal-Overa, Los Gallardos, Mojácar, Pulpí, Taberno, Turre, Vera y Zurgena.

No obstante, reconoce, en relación a las localidades de Fines y Somontín, las obras acometidas como medidas correctoras para superar los incumplimientos de alguno de los parámetros exigidos en la normativa se encuentran en fase de puesta en marcha.

Por su parte, la Junta ya explicó que el abastecimiento a los hogares, lo que se conoce como suministro en baja, es responsabilidad municipal, así como lo es también garantizar la calidad del agua. Es por eso que son los municipios los encargados de realizar los controles periódicos de la misma.

Estos informes deben suministrarse al Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo (Sinac) y aquellos que son desfavorables, son remitidos a la Consejería de Salud, que es quien insta a los ayuntamientos, en los casos en los que sea necesario, a declarar el agua como 'no apta'. Asimismo, también es competencia municipal informar a sus vecinos a través de bandos u otras fórmulas, de la calidad del agua y de las restricciones impuestas a su consumo, así como buscar fórmulas de suministro alternativo.

Consulta aquí más noticias de Almería.