Cajamurcia ha sido seleccionada por la Consejería de Educación, Formación y Empleo, mediante procedimiento público y abierto, para actuar como entidad colaboradora en la gestión integral del bonolibro para el curso escolar 2010-2011.

Esta ayuda para la adquisición de libros de texto y material didáctico es concedida por dicha consejería a los alumnos que cursan de primero a quinto de Educación Primaria y de primero a cuarto de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en centros sostenidos con fondos públicos (públicos o concertados) radicados en la Región de Murcia.

Como novedad más importante de esta convocatoria, el medio de pago ha pasado de un cheque a un bonolibro en forma de tarjeta de crédito, lo que supondrá una mayor flexibilidad para las familias y las librerías adscritas, así como un considerable ahorro económico para la Comunidad Autónoma.

Con un funcionamiento similar al de cualquier tarjeta financiera, el nuevo bonolibro gestionado por Cajamurcia presenta como principal ventaja para las familias el hecho de que se puede utilizar para comprar libros de texto en distintas librerías, mientras que el antiguo cheque sólo se podía canjear en un único establecimiento, según informaron fuentes de la entidad.

Asimismo, una vez agotado el importe de esta convocatoria -100 euros para alumnos de Educación Primaria y 150 para estudiantes de ESO-, la tarjeta, con una caducidad de 9 años, la han de conservar los padres o tutores hasta que el alumno termine la enseñanza obligatoria (cuarto de ESO), ya que volverá a ser utilizada para hacer efectiva la ayuda que se conceda en cursos sucesivos.

Para las librerías y establecimientos autorizados, los beneficios derivados del nuevo soporte son la simplificación de las tareas administrativas y la agilidad en recibir los abonos de las ventas. Respecto a este último punto, siempre y cuando presenten correctamente los documentos acreditativos, Cajamurcia le abonará el importe correspondiente a la mayor brevedad.

Tareas encomendadas

Como entidad colaboradora para la gestión de estas ayudas, Cajamurcia es la encargada de informar a los comercios sobre los requisitos de adhesión y cómo realizar los trámites necesarios.

Igualmente, la entidad debe emitir y distribuir a través de los centros educativos las tarjetas bonolibro, para que éstos los entreguen a los interesados, así como la relación de librerías y establecimientos adheridos al sistema.

Los padres o tutores de los alumnos tendrán hasta el 15 de octubre como plazo máximo para canjear estas ayudas. Por su parte, las librerías deberán remitir a Cajamurcia toda la documentación justificativa antes del 31 de octubre.

Una vez recibida, la entidad financiera tiene, como máximo, diez días de plazo para reintegrar a las librerías el importe de las cantidades gastadas por los padres de los alumnos con cargo al bonolibro. No obstante, la Caja se compromete a hacerlo a la mayor brevedad si el establecimiento cumple perfectamente los requisitos de justificación documental marcados por la Comunidad Autónoma.

Consulta aquí más noticias de Murcia.