Alejandro De Abarca
Alejandro de Abarca, 'El Enano', es conducido a los juzgados de Inca (Mallorca). Montserrat T. Díez / Efe

El presunto asesino de Ana Niculai, la mujer rumana que fue encontrada el pasado  19 de julio muerta en el interior del maletero de su coche, ha confesado que mató a la joven con una inyección de heroína.

Al parecer, Alejandro de Abarca,  El Enano, ha afirmado que pretendía robar el coche de Niculai para ir al poblado de Son Banya para comprar droga. Para ello, abordó a Niculai el día 19 en el aparcamiento subterráneo de Palma donde ésta iba a dejar su vehículo antes de abrir el bar que regentaba.

'El Enano' quemó el coche de Niculai para destruir pruebas También ha declarado que quemó el coche de la joven para borrar las posibles huellas y que su primera intención fue  llevarse el coche, pero no matar.

De Abarca ha confesado esto en una segunda declaración, ya que hasta ahora había rechazado los hechos o se había negado a declarar pese a las pruebas que demostraban su participación en los hechos.

El detenido aprovechó el tercer grado penitenciario del que disfrutaba desde septiembre de 2009 para comenter el delito.

El Enano, apodo con el que se conoce a De Abarca por sus 150 centímetros de altura, fue detenido en las inmediaciones de la depuradora de Selva (Mallorca).

La colaboración ciudadana, que aportó datos sobre el físico del presunto homicida, ha sido crucial para la detención de De Abarca, según explicó la Policía.