Los Consejos de Administración de Caja Inmaculada (CAI), Caja Badajoz y Caja Círculo han aprobado el contrato de integración para la constitución de un Sistema Institucional de Protección (SIP), que comenzará a funcionar de manera efectiva a principios de 2011.

En poco más de un mes desde que se firmó el acuerdo de intenciones, se han sentado las bases del nuevo SIP, que "potenciará las fortalezas de las tres entidades", indican en un comunicado conjunto. Con ello se culmina la primera fase del proceso iniciado el pasado 21 de junio.

El contrato de integración, aprobado este martes, establece las condiciones generales para la constitución de un grupo consolidable de cajas de ahorros, a través de su articulación en una Entidad Central con forma de sociedad anónima. Según el contrato, se compartirán sedes institucionales y operativas en las ciudades de Zaragoza, Badajoz y Burgos.

Asímismo, el contrato prevé la estructura de gobierno corporativo de la Entidad Central y su régimen de funcionamiento, así como los mecanismos para alcanzar la integración financiera y funcional del grupo, dentro de un marco de estabilidad.

En los próximos meses se completará el proceso de integración, con la elaboración de un plan estratégico, que desarrollará el informe de viabilidad que fue objeto de aprobación por los Consejos de Administración, y la realización de una "due dilligence" (análisis exhaustivo de datos) de cada una de las cajas, trabajos que ya están en marcha. Está previsto que el nuevo SIP entre en funcionamiento de manera efectiva a comienzos de 2011, una vez sea aprobado por las Asambleas Generales de las tres entidades.

Los resultados de los test de resistencia publicados recientemente por el Comité de Supervisores Bancarios Europeos muestran la fortaleza financiera del grupo que ahora se constituye, el cual supera el nivel de solvencia exigido (Tier 1) incluso en el escenario más adverso de los planteados. Además, se logran estos buenos resultados sin necesidad de apelar a las ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

El nuevo SIP preservará la naturaleza jurídica de las cajas que lo componen, sus Obras Sociales, Órganos de Gobierno, señas de identidad y desarrollo del negocio minorista. Esta alianza supone la constitución de uno de los grupos más solventes del mapa financiero español, que tiene entre sus objetivos continuar siendo líder en core capital, así como mantener los rasgos distintivos de calidad en el servicio a sus clientes y apoyo al territorio de las cajas que lo forman.

La unión de intereses reforzará todavía más los buenos ratios actuales de solvencia y liquidez de las tres entidades y les permitirá ganar eficiencia, al lograr una estructura de costes más ajustada. El acuerdo también mejorará la cultura empresarial del grupo resultante, al potenciarse las mejores prácticas de cada entidad. Gracias a la complementariedad territorial de sus redes de oficinas, este proceso no requerirá un ajuste relevante en términos de empleo.

A cierre del pasado ejercicio, el activo era de 21.394 millones de euros, los recursos propios de las tres cajas sumaban 2.022 millones de euros y el beneficio recurrente 281 millones. Disponen de 619 oficinas y de 2.945 empleados.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.