Representantes del Club de Fumadores por la Tolerancia han repartido esta mañana en la esquina de las calles Laurel y Capitán Gallarza, de Logroño, tapones para los oídos entre los vecinos de la zona "en protesta por el nuevo fenómeno que se producirá si se endurece la actual Ley Antitabaco", que han denominado "el cigarrón".

Según el Club de Fumadores por la Tolerancia, promotores de esta idea, el reparto se realiza por "los conflictos que se generarán cuando los fumadores y sus acompañantes no encuentren zonas habilitadas para fumar en los locales de ocio y restauración".

La acción se enmarca en la campaña "Escucha ministra: prohibido prohibir". Con esta campaña, se quiere denunciar "que una prohibición total ocasionará que los clientes salgan a la calle con sus consumiciones y se sitúen en las puertas de los establecimientos e inmediaciones del local para poder fumar y después entrar de nuevo".

Sin querer, dice la organización, "causarán molestias a los vecinos, se producirá o incrementará el ruido en algunas zonas ya conflictivas por el botellón y esto conllevará desórdenes públicos en los que las fuerzas de seguridad tendrán que intervenir".

En los últimos cuatro meses, el Club de Fumadores por la Tolerancia afirma que "ha recabado numerosos apoyos de ciudadanos que no quieren una prohibición total de fumar en hostelería".

En este sentido, reseñan que, en concreto, se han recogido 463.727 firmas reales, "con nombre, apellidos y DNI completo de personas que están de acuerdo en que la ley antitabaco no necesita ninguna reforma, que está bien como está".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.