El 42,7% de los gallegos respiran aire contaminado por encima de límites recomendados por la OMS, según ecologistas

A Coruña, Arteixo, Ferrol, Santiago, Vigo, Lugo, Valdeorras,la franja Fisterra-Santiago y el entorno de las industrias, áreas más afectadas
Central térmica en Galicia (foto CIG)
Central térmica en Galicia (foto CIG)
EP/CIG

Más de 1,1 millones de ciudadanos de Galicia, lo que supone el 42,7 por ciento de la población residente en esta comunidad, respiran aire contaminado si se toman como referencia los valores límite de concentración de contaminantes recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que son más exigentes que las ratios legales establecidas, según un informe elaborado por las organizaciones ecologistas Verdegaia y Ecoloxistas en Acción.

Los datos de este análisis, presentado este lunes en rueda de prensa, alertan de que este porcentaje de la población gallega, fundamentalmente la que reside en las ciudades y cerca de algunas de las principales industrias, está expuesta a valores medios anuales de concentración en el aire de partículas en suspensión (inferiores a diez o cinco micras) que superan o están en la frontera de las recomendaciones de la OMS.

A partir de los parámetros de la OMS, las áreas con el aire contaminado serían A Coruña, Arteixo, Ferrol, Santiago de Compostela, Vigo, Lugo, Valdeorras y la denominada franja Fisterra-Santiago, donde el año pasado se superaron en "por lo menos en una estación de medición" los límites recomendados por la OMS.

Además, alerta de que también se superan las ratios en el entorno de industrias como la central de Meirama, la refinería de Repsol, la productora de combustible y otros derivados Cedie en Valdeorras y Ferroatlántica en Cee. Las organizaciones ecologistas previenen también sobre la afección por ozono troposférico en el área de influencia de la central términa de As Pontes.

Verdegaia y Ecoloxistas en Acción advierten de que la exposición a partículas en suspensión está relacionada con afecciones respiratorias y cardiovasculares y de que, a largo plazo, se estima que puede reducir la esperanza de vida "entre varios meses y dos años".

Controles "insuficientes"

Ambas organizaciones ecologistas aseguran que el hecho de que el año pasado no se superasen los valores límite legales para los principales contaminantes atmosféricos —partículas en suspensión, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y ozono troposférico— no implica que no haya contaminación en Galicia.

Por contra, lo explican por "las insuficiencias" de la red de medición de calidad del aire y "el bajo nivel de ambición de la legislación europea" frente a las recomendaciones de la OMS sobre los niveles límite de contaminación por partículas en suspensión.

Al respecto, agregan que la Consellería de Medio Ambiente sólo divulgó datos de 2009 de 29 de las 66 estaciones de vigilancia de calidad del aire situadas en las proximidades de las industrias más contaminantes.

En este sentido, censuran que "no hay ni un sólo dato" de ninguna de las estaciones situadas en el entorno de la central térmica de Sabón, en la de Cementos Cosmos en Sarria, sobre Ence en Pontevedra, sobre Ferroatlántica en Sabón y en Dumbría, sobre Finsa en Santiago, sobre Materiales del Atlántico en Narón y sobre Sogama en Cerceda. RECOMENDACIONES

Las recetas ante esta situación son para Verdegaia y para Ecoloxistas en Acción que se apliquen nuevas políticas que "reduzcan drásticamente el tránsito" en las ciudades y en sus áreas de influencia, de forma que se restrinja "fuertemente" el uso del vehículo privado, en el que ven "la principal causa de degradación" de la calidad del aire.

Además de promover los desplazamientos a pie, en bicicleta o en la red de transporte público, ambas organizaciones también demandan una reorientación del modelo energético para frenar la aportación de las industrias a la contaminación atmosférica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento