65 camioneros irán a la calle si no les conceden la tarjeta de transporte
Los camiones están aparcados en su base y no salen por miedo a la multa que les caería si circulan sin la consabida tarjeta. J.C. Barberá

De hecho, la empresa podría cerrar hoy tras firmar el expediente de regulación de empleo.

Otros 60 chóferes dejaron su trabajo hace unos días porque la situación era insostenible.

En julio, Agenvalt declaró la suspensión de pagos, pero según explicaron, «la empresa siguió su actividad».

Todo acabó cuando «nos caducaron las tarjetas que nos permiten circular por territorio nacional en noviembre y, desde entonces, no las hemos podido renovar».

La razón es que la tarjeta no se puede conceder si se tienen deudas, y Agenvalt las tiene con la Seguridad Social que, por otra parte, ha aceptado que se las paguen a plazos. Pero el Servicio Territorial de Transporte, quien las concede, «no acepta el aplazamiento». La paradoja es que Agenvalt tiene los visados necesarios para circular por Europa.