El arzobispo de Santiago proclama que "no hay lugar" para el conflicto entre "la ley divina y la libertad humana"

El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, ha proclamado este domingo, en su homilía en la Ofrenda Nacional al Apóstol, que "no hay lugar para el conflicto entre la ley divina y la libertad humana" y ha subrayado que "el respeto por la dignidad de la persona" debe ser "la norma inspiradora de todo auténtico progreso social, económico, cultural y científico".
Monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela
Monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela
EP/CONFERECIA EPISCOPAL

El arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio, ha proclamado este domingo, en su homilía en la Ofrenda Nacional al Apóstol, que "no hay lugar para el conflicto entre la ley divina y la libertad humana" y ha subrayado que "el respeto por la dignidad de la persona" debe ser "la norma inspiradora de todo auténtico progreso social, económico, cultural y científico".

En respuesta a la Ofrenda al Apóstol realizada por el Rey Don Juan Carlos, monseñor Julián Barrio ha recordado los "dos milenios de historia de la Iglesia" para indicar que "nunca han faltado las pruebas a los cristianos" y señalar que "el peligro más grave" que afecta a la institución y el "mayor daño" que sufre procede "de lo que contamina la fe y la vida cristiana de sus miembros y de sus comunidades".

En todo caso, ha apelado a que cuando "el pesimismo" invade, no se deben "ignorar los imperativos de la fe". Asimismo, el arzobispo de Santiago ha pedido por los gobernantes "para que tengan fortaleza, generosidad y constancia en la búsqueda del bien común y de la renovación ética y moral" de la sociedad, y ha aprovechado para dar "gracias a Dios con alegría" por la "pronta recuperación" de Su Majestad El Rey.

(

Habrá ampliación)

Mostrar comentarios

Códigos Descuento