Roberto Benigni
Roberto Benigni durante una de las ediciones de los Oscar. Archivo
David Niven presentaba en 1973 el Oscar al mejor sonido y un exhibicionista irrumpió en el escenario. Entonces dijo: «Hemos podido ver sus pequeñeces». A la espera de lo que pueda ocurrir este domingo, aquí va una colección de anécdotas de las 76 galas anteriores.

Sin miedo al ridículo

El más gracioso: Roberto Benigni, por La vida es bella (1998), trepando asientos para llegar al escenario.

El más en forma: Jack Palance hizo flexiones con un solo brazo, a los 72 años.

El más alcoholizado: Jack Lemon recogiendo el Oscar al mejor actor por Salvad al tigre (1973), con la ayuda de dos voluntarios.

A destiempo

La más erótica: Cowboy de medianoche, mejor película en 1969 y clasificada X en su momento.

El más tardío: Chaplin obtuvo un Oscar a la mejor música original en 1972 por Candilejas, una película del 52.

Los ausentes

El más solidario: G. C. Scott, mejor actor por Patton (1970), no fue a la gala por creer que los premios generan competencia entre colegas.

El más comprometido: Una india recogió el Oscar a mejor actor, del ausente Marlon Brando (El Padrino, 1972), en contra de la discriminación de la población india.

Discursos y discusiones

El más debatido: El Oscar honorífico a Elia Kazan en 1998 por ser delator durante la guerra fría.

El más presentable: Bob Hope participó en 26 galas y presentó 16.

La más parlanchina: Greer Garson –mejor actriz en 1942 por La señora Miniver– dio un discurso de 5 minutos y medio. Desde entonces la Academia los controla.

Algunos patinazos

El más creído

El más creído: Humphrey Bogart –favorito por Casablanca (1943)– se levantó para recoger el premio sin darse cuenta que el ganador era Paul Lukas.

La más miope: La miopía de Rita Hayworth la confundió al leer el nombre del mejor director en 1964.

Con marca española

El más mitómano: En 1993, Fernando Trueba dijo «Gracias, Billy Wilder, para mí, usted es Dios», al recoger el Oscar a mejor película de habla no inglesa (Belle epoque).

La más gritona: En 2000, Penélope Cruz anunció el Oscar a la mejor película de habla no inglesa para Todo sobre mi madre con el famoso grito de «¡Peeeedro!».

El más pacífico: Marcado por el 11 de septiembre y la guerra a Irak, Almodóvar –mejor guión original por Hable con ella– dedicó el Oscar a «los que luchan por la paz».


Invencibles y olvidados

Con 11 estatuillas, los filmes más premiados han sido El señor de los anillos (2003), Titanic (1997) y Ben-Hur (1959). Katherine Hepburn –con 12 nominaciones y 4 Oscar– y Jack Nicholson– 12 nominaciones y 3 galardones–, han sido los actores más reconocidos.
Entre los cineastas, John Ford se lleva la palma con 4 de 5 nominaciones. Pero también ha habido grandes olvidados. Nunca han recibido el premio en competición: Cary Grant, Kirk Douglas, Debora Kerr ni Greta Garbo. Tampoco disfrutaron de tal honor los directores Alfred Hitchcock, Ernst Lubitsch, Howard Hawks o David Lynch.

Empieza la cuenta atrás

El filme Mar adentro, el corto 7:35 de la mañana y la canción Al otro lado del río lucharán el domingo por traer a España un Oscar, en la 77 edición de los premios de Hollywood.

Novedades: La gala se emitirá en televisión con un retraso de 7 segundos, para evitar algún posible pezongate. La ceremonia se ha adelantado al 27 de febrero, para captar más audiencia.

Presentadores: El actor Chris Rock, que confesó que los Oscar son una pasarela de moda estúpida que tan sólo siguen homosexuales, debutará como maestro de ceremonias. Le ayudarán Charlize Theron, Penélope Cruz, Martin Scorsese, Robin Williams, Dustin Hoffman, Sean Penn...

Actuaciones musicales: Antonio Banderas y Carlos Santana interpretarán la canción nominada de Jorge Drexler: Al otro lado del río (Diarios de motocicleta). Beyoncé cantará los temas de Polar express, Los chicos del coro y El fantasma de la ópera; y el quinto tema candidato, de Shrek 2, lo interpretará Counting Crows.