El Consejo de Gobierno declaró ayer que el 11-M será día de luto oficial. En esa fecha, por tanto, se suspenderán todos los actos oficiales y las banderas ondearán a media asta. La presidenta regional, Esperanza Aguirre, colocará el 11-M una corona de laurel en la placa conmemorativa ubicada en la fachada de la Real Casa de Correos. A las 12.00 horas se convocarán cinco minutos de silencio en memoria de los fallecidos.