Josep Pons
El ex diplomático y presidente del Mallorca, Josep Pons, durante la rueda de prensa. Montserrat T.Díez / EFE

El diplomático Josep Pons, ex embajador de España en Viena (Austria), cargo que decidió abandonar para dedicarse íntegramente a presidir el club de fútbol RCD Mallorca, se enfrenta una denuncia por acoso sexual interpuesta por una trabajadora de la embajada ante el gobierno austríaco.

Según UGT, Pons podría ser sancionado económicamente y obligado a asistir a cursos de reinserción

Así lo ha informado el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT para trabajadores en el exterior, Antón Obieta, quien ha asegurado que Josep Pons reconoció los hechos de los que se le acusan ante el órgano de Igualdad del gobierno de Austria, si bien rechazó que tuviera intención de acosar a nadie.

La presunta víctima es una mujer de unos 40 años, afiliada a UGT y trabajadora de la embajada, que sufrió las supuestas situaciones de acoso hace un año e interpuso la denuncia ante el gobierno austríaco hace seis meses.

Reuniones en Igualdad de Austria

Desde entonces, el órgano de Igualdad austríaco ha celebrado una reunión con ambas partes en la que se ha tratado de llegar a un acuerdo y en la que, según ha explicado Obieta, el recién nombrado presidente del Mallorca reconoció los hechos, pero se negó a ponerlo por escrito.

El gobierno austríaco, tras esta reunión y tras analizar los hechos denunciados, hará pública una resolución al respecto en próximas fechas, que podría ser de una sanción económica y la obligación de asistir a unos cursos de reinserción, según adelanta el representante de UGT en el exterior.

Pons afirma que "se defenderá"

Por su parte, Pons ha anunciado en Palma de Mallorca que permanecerá en ese cargo, aunque "de forma temporal suspenderá algunas funciones ejecutivas" para defenderse de lo que denominó "queja" de una trabajadora de la embajada de España en Viena (Austria).

Pons ha explicado en una rueda de prensa que "se defenderá" de las imputaciones que le hace la empleada de la embajada, aunque ha insistido en que se trata de una "queja y no de una denuncia", ya que no existe una base jurídica para sustentar una acusación formal, ha precisado.

El diplomático, que no aclaró qué clase de queja es la que ha presentado la trabajadora, había sido nombrado presidente del Mallorca hace dos semanas por el nuevo propietario de la entidad, Lorenzo Serra Ferrer.

Pons ha insistido en que reanudará su actividad en el Mallorca de manera "plena", una vez que se aclaren las circunstancias que le han llevado a esta situación.