El PP presenta en las Cortes una proposición de ley de Convivencia Escolar para mejorar calidad de la educación

El grupo parlamentario del Partido Popular (PP) en las Cortes de Aragón ha presentado una proposición de ley de Convivencia Escolar, que se debatirá en el próximo período de sesiones, que pretende "conseguir un buen clima de convivencia escolar en los centros educativos", lo que "es fundamental para mejorar la calidad de la educación".
Ana Grande
Ana Grande
BPA

El grupo parlamentario del Partido Popular (PP) en las Cortes de Aragón ha presentado una proposición de ley de Convivencia Escolar, que se debatirá en el próximo período de sesiones, que pretende "conseguir un buen clima de convivencia escolar en los centros educativos", lo que "es fundamental para mejorar la calidad de la educación".

Así lo ha anunciado, este miércoles, la portavoz de educación del PP en las Cortes, Ana Grande, en rueda de prensa, quien ha señalado que en los últimos años "la violencia en las aulas y el fracaso escolar" han aumentado "notablemente" y "urge tomar medidas para remediarlo", lo que pretenden conseguir "mejorando el clima en las aulas".

El texto legislativo dedica un artículo específico, dentro del título primero, a la consideración del profesorado como autoridad pública. Ana Grande ha explicado que dicha autoridad estará basada en "valorar y respetar al profesor, así como en reconocer que el papel docente es un servicio y una ayuda para la sociedad". En cualquier caso, "no será una figura de represión y autoritarismo como afirma el Partido Socialista (PSOE)".

Elevar la figura del profesor a autoridad pública pretende "dar un valor especial a la palabra del profesor, frente a los alumnos y los padres", ha señalado. El Partido Popular considera que servirá para "prevenir y evitar muchos problemas", ha indicado.

La portavoz ha mencionado que en La Rioja y Navarra "ya se ha reconocido la figura del profesor como autoridad pública, aunque no bajo una norma con rango de ley".

Aulas de convivencia

Ana Grande ha informado de que el título segundo de su proposición de ley establece la posibilidad de que los centros creen aulas de convivencia, en las que se "tratará individual y puntualmente a aquellos alumnos que no puedan participar en el normal desarrollo de las actividades lectivas" debido a un comportamiento inadecuado, donde "se obligará al alumno a participar en actividades formativas".

Ha añadido que estas aulas de convivencia "dependerán de profesorado de apoyo, monitores y profesionales especializados", que, además, "formarán al profesorado para actuar adecuadamente en caso de que surjan más conflictos".

La 'popular' ha subrayado que en los centros en los que los conflictos se produzcan de forma reiterada, "se reforzará la plantilla con profesores de apoyo y con una serie de expertos en temas de acoso escolar".

Ha agregado que, si es necesario para que la clase se desarrolle en un ambiente adecuado, se "reducirá el número de alumnos por aula" y ha resaltado que "el 80 por ciento de los centros aragoneses están saturados".

El PP considera que en estos casos la "inmediatez es fundamental", por lo que la iniciativa otorga "amplias competencias al director para actuar ante situaciones problemáticas".

Además, ha comentado que en los últimos años se ha producido "un deterioro notable de la convivencia" por diferentes motivos y ha opinado que el papel de la escuela como institución "ha pasado a ser más social que educativo", al tiempo que se han perdido valores como "el esfuerzo, la disciplina y la responsabilidad, debido a una nefasta política educativa del PSOE".

Asimiso, ha lamentado que muchos padres "se desentienden de la educación de sus hijos", obviando que el proceso educativo es el resultado de "la colaboración entre los padres y la escuela".

Violencia en las aulas

La portavoz de Educación del PP ha subrayado que "la violencia en las aulas es evidente, tanto entre alumnos como de alumnos a profesores" y ha recordado que la Universidad de Zaragoza ha realizado un estudio sobre violencia en las aulas que indica que dos de cada tres alumnos en Aragón tienen conflictos con sus compañeros, y un diez por ciento sufren acoso cibernético.

En este sentido, ha criticado a la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, por "tomar la postura del avestruz escondiendo la cabeza y no afrontando con medidas eficaces el problema".

Asimiso, la portavoz popular ha mencionado que un estudio indica que "el 34,2 por ciento de los profesores reconocen haber sido intimidados alguna vez y el 50,2 por cierto afirma ir al trabajo con temor a ser agredidos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento