La Policía detectó que el piso estaba revuelto y trabajan sobre la hipótesis de que el móvil de la agresión fuera un ajuste de cuentas relacionado con el tráfico de drogas. Los agresores dejaron las armas blancas en la casa donde se produjeron los hechos. El detenido permanece vigilado en la UCI de la Vall d’Hebrón.