«Éste fue el que decidió que había que hacer el túnel. Por tu culpa vivo en un hotel», le gritó ayer a la tele el vecino desalojado José Luís Mora, mientras se retransmitía el debate político en el Parlament.

La escena se produjo a media tarde en la churrería Terrón de la calle Llobregós, un local que como muchos otros en el barrio prefirió sintonizar el canal de noticias a los habituales Gran Hermano o programas del corazón. Las opiniones que se podían oír eran diversas.

«Están en la tele para guardar sus puestos de trabajo, no por nosotros», denunciaba la dueña de la churrería, Dolores Terrón. La expectativa era tal que algunos negocios incluso sacaron las radios a la calle.