Logo del sitio

Madrid, abierto por vacaciones

  • Tanto si eres visitante como si te quedas en Madrid por motivos de trabajo la capital no descansa nunca.
  • Ver Madrid de forma relajada, sin colas, ni multitudes, es un lujo.
  • El casco histórico engloba los monumentos más famosos de la ciudad.
Lo imprescindible es el Madrid de los Austrias.
Lo imprescindible es el Madrid de los Austrias.

Tanto si eres visitante como si te quedas en Madrid por motivos de trabajo la capital no descansa nunca y sus propuestas tan sólo están limitadas por tus ganas de disfrutar el verano. Y qué mejor forma que descubrirla en esta época del año, alejada de los agobios, los interminables atascos y medio vacía. Ver Madrid de forma relajada, sin colas, ni multitudes que resten un ápice de disfrute a tu visita.

<p>Madrid</p>Empecemos por lo básico, lo imprescindible, pero no por ello menos espectacular, el Madrid de los Austrias. El casco histórico de Madrid que engloba los monumentos más famosos de la ciudad como la Plaza Mayor, la calle Toledo, la Plaza de la Villa, la calle de Segovia o la calle del Arenal, la Plaza de la Paja, el majestuoso Palacio Real, la Puerta del Sol, el kilómetro cero o la plaza de las Descalzas. Sitios básicos y de obligada visita para conocer el Madrid más castizo, bocata de calamares en mano y con sus correspondientes paradas para tomarse una caña bien tirada en las miles de tabernas diseminadas por el centro de la urbe.

Pero Madrid es también modernidad, y los amantes de la arquitectura podrán deleitarse con los rascacielos que recorren el Paseo de la Castellana, principal arteria de la ciudad. Se puede comenzar admirando las imponentes Cuatro Torres, para ir bajando poco a poco y disfrutar de las Torres KIO en Plaza Castilla, el estadio Santiago Bernabéu, la Torre Picasso, la Torre Europa, ambas a la altura de Nuevos Ministerios y un largo etcétera de edificios majestuosos escalonados por inmensas rotondas como la de Colón, Cibeles o Neptuno, todas ellas monumentos escultóricos dignos de mención, cuyo fin es la estación de Atocha, su invernadero y el monumento dedicado a las víctimas del 11-M.

Pero Madrid vive en la calle como demuestran sus miles de bares en los que podrás disfrutar de unas buenas tapas, de las fiestas de uno de los barrios más emblemáticos de la actualidad, Lavapiés, o simplemente de una tarde de domingo en la Latina tras haber aprovechado las gangas que nos ofrece el Rastro.

<p>Madrid</p>Pero la cultura también tiene un hueco en el corazón de Madrid: el triángulo de los museos. El Prado con su colección permanente, pero también con las temporales como la dedicada a Turner. El Reina Sofía, donde podrás admirar a los más artistas más modernos coronados por el Guernica de Picasso o el Thyssen-Bornemisza apto para todo aquel que quiera recorrer la historia del arte del siglo XIII hasta nuestros días.

Como colofón y para los más aventureros quedan los parques de atracciones de Madrid como el Aquopolis, ideal para refrescarse en un día de calor extremo o el parque de la Warner para que aquellos que busquen emociones fuertes midan sus fuerzas con las impresionantes montañas rusas que, dejarán con las piernas temblando a más de uno, pero que en donde también se puede disfrutar de planes familiares, atracciones para los más pequeños o espectáculos traídos desde el mismísimo Hollywood. Decidido, yo me bajo en Atocha, yo me quedo en Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento