Además, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, dijo que serán los jueces los que tendrán la última palabra sobre las causas del incendio del rascacielos, mientras se sigue investigando lo sucedido en el rascacielos en la madrugada del pasado 13 de febrero

El Juzgado de Instrucción número 28 de la capital dio permiso al consistorio madrileño para que pueda comenzar la compleja labor de desmontaje de lo que queda del inmueble, al haber realizado la Policía Científica su última visita al interior del mismo durante la mañana del jueves.

No fue posible obtener una confirmación por parte del Ayuntamiento.

Aún tienen que llegar dos nuevas grúas y el Ayuntamiento deberá presentar un plan de demolición en el que concrete todos los detalles de la misma, añadieron las informaciones.

La pluma de una de las grúas que habían sido instaladas para demoler el Windsor se vino abajo hacia medianoche en la calle de Raimundo Fernández Villaverde, al parecer por un fallo en su sistema hidráulico, aunque no causó daños de consideración en la zona.

Por ello, Comisiones Obreras ha solicitado que se paralice toda la actividad en el perímetro de seguridad del Windsor. Algunos trabajadores, principalmente en el Edificio Bronce - que se encuentra a pocos metros del Windsor - se han quejado de presiones, dice el sindicato.

'Estamos a la sombra y eso crea una psicosis tremenda', manifestó a la prensa una de las trabajadoras de Red.es.

Además de la Policía Científica también entraron técnicos de la Inmobiliaria Ansón, propietaria del edificio, y de una empresa mercantil, Comparex, que al parecer tendría documentos reservados del Ministerio de Defensa, aseguraron los medios.

SE HAN ANALIZADO LOS VÍDEOS

La policía también ha analizado las grabaciones realizadas por videoaficionados, en las que se veían luces encendidas y lo que parecen ser dos figuras dentro del edificio horas después de que fuera desalojado por los bomberos, lo que ha añadido más misterio a las incógnitas abiertas por la virulencia y rapidez con la que se extendió el fuego.

'Yo entiendo que exista una demanda informativa, que los medios de comunicación quieran saber si las sombras pertenecen a uno, pertenecen a otro, yo eso lo entiendo, pero (...) entiendan que a los jueces no se les debe de presionar y que deben de actuar con plena y absoluta garantía', dijo el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, a TVE.

'Quien controla toda la información, quien tiene que dar respuesta a todas las preguntas, es esa investigación judicial', añadió .

El pasado viernes comenzaron los trabajos preliminares para desmontar el rascacielos desde el exterior, en una operación que el Ayuntamiento madrileño calcula llevará menos de un año.

La concejala de Urbanismo e Infraestructuras, Pilar Martínez, indicó que se comenzará por 'retirar aquellas piezas que están colgando'.

El Ayuntamiento empezó a instalar el miércoles una serie de cámaras en edificios cercanos desde las que se controlarán las obras.

/Por Blanca Rodríguez y Teresa Larraz/