Vestuarios de la selección española
La Reina y los Príncipes de Asturias posan junto a la selección en el vestuario. Carmelo Rubio / Efe

Brincaron, se abrazaron, sufrieron y, finalmente, celebraron por todo lo alto la victoria de la selección española en la final del Mundial de Fútbol en el vestuario de los jugadores, que esta vez aguardaron la visita real preparados y vestidos todavía con sus uniformes.

La reina Sofía y los Príncipes de Asturias habían llegado puntuales al encuentro. Las primeras declaraciones denotaban su emoción, así como el nerviosismo de Doña Letizia, que aguardó impaciente su turno de micrófono para desear lo mejor al equipo español: "Estamos atacados todos (...) es esa necesidad de ganar, porque mucha gente nos apoya, ¿no creéis?", inquirió sonriente y con los ojos muy abiertos.

Luego, durante el partido, se vio a la Reina perder el recato en el palco y saltar de alegría con el gol que determinó el resultado final del partido. Poco antes el príncipe de Asturias apretaba el puño ante un marcador que todavía no había sonreído a los españoles, mientras su esposa juntaba las manos como si se estuviera entregando con devoción a una plegaria. En el primer tiempo, mientras los ánimos estaban más templados, la pareja había entrelazado sus manos. En alguna ocasión, Letizia apretaba con gran entusiasmo y preocupación la de Felipe.

Holanda ha estado muy bien, pero nuestro equipo, mucho mejor En el vestuario, entre tanta alegría desatada, los miembros de la Familia Real corearon con los futbolistas "España es la mejor". El príncipe incluso llegó a subirse en el banquillo para enarbolar la bandera española.  Previamente había dicho que el gol de Andrés Iniesta había sido "una bendición".

<p>Letizia e Iker Casillas</p>"Holanda ha estado muy bien, pero nuestro equipo, mucho mejor", indicó por su parte la reina, toda sonrisas. Doña Letizia admitió que había estado todo el partido "muy nerviosa". "Ahora estamos encantados, emocionados y disfrutando de un equipazo como es la selección española", explicó. De su paso por el vestuario queda, además de la foto de familia, su abrazo con el hombre del momento: Iker Casillas.

Este lunes, a las cinco de la tarde, el Rey Juan Carlos recibirá a la selección española con la Copa del mundo en el Palacio Real y podrá felicitarlos personalmente.