Siria, dispuesta a trabajar con la ONU sobre retirada del Líbano
Reuters Reuters

Damasco aseguró que está preparada para trabajar con la ONU para aplicar una resolución del Consejo de Seguridad que exige que los 14.000 soldados sirios estacionados en el Líbano abandonen el país, en lo que parece una respuesta a la presión internacional.

Decenas de miles de libaneses han marchado por las calles para protestar contra el control militar y político del gigante sirio sobre su pequeño vecino, después de la muerte en atentado la semana pasada del ex primer ministro Rafik al-Hariri en Beirut.

Además, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, pidió el jueves a Siria que se retire antes de abril, cuando tendrá que presentar un informe sobre esta cuestión ante el Consejo de Seguridad, dijo la televisión Al Arabiya.

'Annan insinuó que el Consejo de Seguridad podría tomar medidas contra Siria si no (...) cumple con la resolución', informó el canal de televisión.

'Siria expresa su intenso interés en cooperar con el enviado del secretario general de las Naciones Unidas para cumplir su misión mediante la mejor fórmula posible', dijo el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Waleed al Mualem, a periodistas.

'Las retiradas importantes que se han llevado a cabo hasta ahora y se llevarán a cabo más tarde se harán de acuerdo con el Líbano desde la perspectiva del Acuerdo de Taif y los mecanismos que conllevan', declaró.

El jueves llegó al país un equipo de tres personas de la ONU para informarse sobre las circunstancias del asesinato. El Gobierno libanés, apoyado por Siria, ha rechazado hasta ahora las peticiones de establecer una comisión internacional, aunque asegura que cooperará con la ONU.

Las declaraciones de Mualem son la respuesta oficial más clara que su país ha hecho hasta ahora ante las protestas sobre su papel en el Líbano.

FIN DE LA GUERRA CIVIL

El Acuerdo de Taif que puso fin a la guerra civil del Líbano de 1975-90 contemplaba un repliegue de las tropas sirias al este del Líbano, seguido por un acuerdo sobre un calendario para una retirada completa.

Estados Unidos y Francia patrocinaron una resolución de la ONU adoptada en septiembre que pidió una retirada siria. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, nombró a Terje Roed-Larsen como su enviado especial para supervisar la aplicación de la medida.

El presidente de EEUU, George W. Bush, dijo el miércoles que esperará a la respuesta siria a los llamamientos internacionales antes de pedir posibles sanciones de la ONU contra Damasco.

Mualem dijo que una retirada de tropas más rápida dependía de las iniciativas para reforzar las fuerzas de seguridad libanesas para llenar ese vacío.

'Siria considera que acelerar el ritmo de las retiradas exige que el Ejército libanés y la seguridad interna puedan llenar el vacío que podría producirse de forma que no vaya en contra de la seguridad del Líbano y Siria', declaró, leyendo un comunicado.

La oposición libanesa pide la dimisión del Gobierno, además de la retirada de las tropas, mientras que las autoridades sirias afirman que las tropas libanesas y la seguridad internacional tendrán que saber ocupar el hueco que dejen sin infringir la seguridad del Líbano ni de Siria.

El ministro libanés de Defensa, Abdel Rahim Mrad, dijo que el movimiento de las tropas se realizará en el valle de la Bekaa, al este del país.

/Por Inal Ersan/