Sólo un milagro liberaría a Ingrid Betancourt en Colombia -madre
Reuters Reuters

'Un milagro de Dios, con este presidente, sólo un milagro de Dios', respondió Yolanda Pulecio, madre de la dirigente política al ser preguntada qué se necesitaba para conseguir la libertad de su hija.

Betancourt, una politóloga de 43 años, permanece secuestrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la mayor guerrilla del país, que quiere intercambiarla junto otros políticos y efectivos de las fuerzas armadas por cientos de guerrilleros encarcelados.

Las posiciones radicales de las FARC y del Gobierno de Uribe han impedido un acuerdo que permita la liberación de la dirigente política y de los demás rehenes a los que la guerrilla denomina 'canjeables'.

Uribe, quien impulsa una agresiva campaña militar para derrotar a la guerrilla, se niega a retirar el Ejército de alguna zona del país como los exigen las FARC, como condición para negociar un acuerdo.

Pero los rebeldes también rechazaron una propuesta del Gobierno para reunirse en una sede diplomática como la Nunciatura Apostólica y tratar la liberación de los rehenes.

Pulecio y los demás familiares de Betancourt mantienen una incansable lucha para buscar su libertad, aunque no han conseguido ningún resultado en tres años.

'Es un dolor que no tiene descanso, desde que abro los ojos hasta que me duermo estoy pensando en ella, qué le estará pasando, cómo será la vida de ella, cómo serán las condiciones', dijo Pulecio.

'Busco por todos los medios habidos y por haber una salida y me estrello contra una muralla que es el presidente Uribe que no quiere ayudarnos', agregó.

La madre de Betancourt recibió un mensaje del presidente de Francia, Jacques Chirac, en el que se comprometió a hacer todo lo que sea posible por lograr la liberación de Betancourt.

Además la misa que se celebró en la catedral primada de Bogotá, se realizaron otros actos en París y otras localidades francesas en donde la política colombiana ha sido declarada ciudadana de honor y es considerada como una heroína.*.