El presidente de la organización no gubernamental Paz Ahora, el español Julio Rodríguez Bueno, se encuentra retenido desde esta pasada madrugada en el Aeropuerto Internacional Ben Gurión de Tel Aviv, adonde había llegado para recoger a un grupo de niños palestinos de la Franja de Gaza invitados a pasar sus vacaciones en España en el marco del programa anual 'Vacaciones por la Paz'.

Aunque parezca mentira, hay un retén militar y policial israelíSegún informó el propio presidente de Paz Ahora, Rodríguez llegó esta pasada madrugada a Israel y se encuentra retenido desde las cuatro y media de la madrugada, hora local (tres y media, en la España peninsular) en un sótano, del que sólo ha podido salir en varias ocasiones para subir a una sala de interrogatorio.

En un primer momento, explicó, las autoridades israelíes le prohibieron tomar un vuelo de la compañía aérea hebrea El Al en el aeropuerto de Barajas de Madrid, donde, "aunque parezca mentira, hay un retén militar y policial israelí".

Posteriormente se le prohibió acceder a un segundo vuelo por motivos de "seguridad nacional" y finalmente consiguió tomar un vuelo de Iberia a las 23:30 horas, en el que llegó a Tel Aviv. "No soy bienvenido en este país", explicó Julio Rodríguez.

Tengo la sensación de que me van a meter en un avión para devolverme a casaUna vez que las autoridades comprobaran en el primer interrogatorio en el aeropuerto de Ben Gurión que su objetivo era recoger a niños de los campamentos de refugiados de la Franja de Gaza, los agentes le intentaron sonsacar los nombres de sus contactos en los campamentos y de los familiares de los menores, pero el presidente de Paz Ahora les respondió que sus únicos contactos eran las autoridades consulares españolas.

Posteriormente, prosiguió, las autoridades israelíes le confiscaron los productos que llevaba en su maleta que, a juicio de ellas, podían servir para cometer atentados terroristas, como espuma de afeitar u otros líquidos. "Tengo la sensación de que me van a meter en un avión para devolverme a casa", explicó.

Desde que se encuentra retenido, aseguró, no se le ha permitido contactar con el Consulado español ni con su abogado. "Me dijeron que lo podría hacer cuando hiciera falta, pero por lo visto de momento no hace falta", explicó.

Entre las gestiones que pretende llevar a cabo Julio Rodríguez se encuentra el pago de los visados de los niños y la organización de su partida hacia España. El objetivo, precisó, es salir con los menores este próximo lunes de la Franja de Gaza con destino a Cisjordania y partir al día siguiente hacia España en un avión desde este territorio ocupado.