Los tres miembros de la Comisión Permanente de la Comisión Especial de Sugerencias y Reclamaciones, presidida por Francisco Romo y conocida como Oficina del Defensor del Ciudadano, han debatido hoy con los representantes de los grupos de PSOE e IU-CA en el Ayuntamiento hispalense la reducción de la representación política en dicho organismo, porque finalmente el PP no ha asistido al encuentro.

La primera Tenencia de Alcaldía informó de que por parte de IU-CA, ha acudido el primer teniente de alcalde y delegado de Relaciones Institucionales, Antonio Rodrigo Torrijos, mientras que el concejal socialista Francisco Fernández ha ostentado la representación del Grupo del PSOE. En el encuentro de hoy, se han analizado las propuestas formuladas por el departamento que preside Francisco Romo y se han alcanzado distinto acuerdos.

Una de las recomendaciones estudiadas, como se recordará, consistía precisamente en la reducción a tres miembros de esta institución, uno en representación de cada grupo municipal, aspecto en el que coinciden tanto IU-CA como PSOE. El PP, sin embargo, "ha indicado en la carta en la que ha anunciado su intención de no acudir a la reunión, que considera que un mayor número de miembros garantiza la mayor eficiencia de la oficina".

Para Antonio Rodrigo Torrijos, "esta afirmación del PP descubre su verdadero discurso, muy alejado del que hasta hace poco usaba el señor Zoido, que decía apostar por la profesionalización en la gestión municipal y el adelgazamiento de los organismos. Cuando la reducción afecta al bolsillo de miembros del PP, Zoido olvida su palabra pública y demuestra que no defiende los intereses ciudadanos, sino los suyos propios".

Esta propuesta de reducción parte del plenario de la Comisión Especial de Sugerencias y Reclamaciones, que constataba la necesidad de "una mayor operatividad". Además, los miembros de la oficina perciben dietas por su participación en cada sesión, por lo que "habría un claro ahorro económico", según la Primera Tenencia de Alcaldía. Actualmente, el trabajo se desarrolla básicamente mediante la comisión permanente, formada por tres miembros, cuya labor siempre ha sido posteriormente refrendada por el pleno de la Comisión Especial de Sugerencias y Reclamaciones.

Por tanto, "la reducción de miembros haría innecesaria la distinción entre pleno y comisión permanente, lo que evitaría la duplicidad de órganos, supondría una mayor agilidad de funcionamiento e implicaría un considerable ahorro económico". Según Torrijos, "la negativa del PP para acudir a esta reunión no tiene que ver con una supuesta ruptura institucional, sino con el deseo de no reducir un órgano en el que dos de sus miembros dejarían de percibir su correspondiente dieta".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.