Carmen Lomana
Carmen Lomana en la última edición de Cibeles. Archivo

Fichada para un nuevo programa de Telecinco donde aleccionará a unos concursantes sobre modales y elegancia, Carmen Lomana ha sido entrevistada por la cadena para explicar cuál es su visión del glamour.

Para ello, la socialité se ha explayado sobre la familia Grimaldi y la época dorada de Montecarlo: "Grace Kelly era maravillosa y Rainiero, un hombre cotizado; su boda fue estupenda y Kelly le dio al principado glamour", ha declarado antes de analizar al resto de miembros del clan familiar.

Carlota es mofletuda, vulgarota, no tiene mucha clase No hay ninguno que haya salido especialmente bien parado, porque a pesar de que considera que Carolina comenzó a estar "divina" a partir de su relación con Stéfano Casiraghi, ya que fue entonces cuando, por ejemplo, empezó a vestir de Chanel, antes era "vulgar, rechoncha y con mofletes".

Tampoco su hija Carlota, a quien la prensa suele elogiar por su atractivo físico, es del gusto de Lomana. La joven es, dice, "mofletuda" y "no tiene mucha clase, vulgarota", nada que ver con lo que es su madre. Mientras, para Alberto de Mónaco tiene reservado uno de los peores adjetivos de su vocabulario: "rechoncho".

En cuanto a Estefanía, le parece que ésta se merece un capítulo aparte: "Tuvo un momento muy bueno, cuando estaba enloquecida y se echó novios buenísimos". Sin embargo, luego se emparejó "con frikis, con los guardaespaldas, gente atroz". Lo peor.

Entre los puntos negros de los nietos de Rainiero, Lomana destaca que, sobre todo, "dan la imagen de que no hacen nada, de que son unos vagos", ya que son fotografiados siempre en fiestas y en las proas de los yates: "No se les ve en la Universidad y haciendo cosas normales", critica esta nueva profesora televisiva de la sofisticación.