Más de 700 efectivos de las fuerzas de seguridad velarán por la seguridad del Festival Internacional de Benicàssim (FIB) que este año alcanza su XVI edición y que se celebrará en el recinto de festivales del 15 al 18 de julio.

Así se ha dado a conocer este miércoles tras la Junta de Seguridad, que han presido el subdelegado del Gobierno de Castellón, Antonio Lorenzo, y e alcalde de Benicàssim, Francesc Colomer.

En la junta de seguridad han participado responsables de la Guardia Civil, Policía Local, Policía Nacional, Policía Autonómica, bomberos, protección civil, sanidad, Cruz Roja y la propia empresa organizadora del FIB, para coordinar todos sus efectivos y garantizar que el festival discurra con la mayor seguridad.

Este refuerzo en materia de seguridad ciudadana incluye la presencia de 717 efectivos de la Guardia Civil, Policia Municipal, Policia Nacional, Policia Autonómica, Bomberos, Protección Civil y de la propia seguridad interna.

El subdelegado ha explicado que el Gobierno de España ha realizado "de nuevo un gran esfuerzo para garantizar la seguridad del FIB y mantener la imagen de calidad, buen hacer y seguridad que traslada este evento a todo el mundo, ya que es un referente en el verano europeo".

Un esfuerzo, ha especificado Lorenzo, que ronda los 120.000 euros en cuanto a inversión económica y que supone que más de 700 efectivos de la Guardia Civil velarán por la seguridad del festival, junto a efectivos de unidades especiales, caballería, policía motorizada, unidad canina, Seprona y otros medios como helicópteros, "todo ello para garantizar la seguridad en el entorno del festival sin detrimento de la seguridad del municipio, pues los 45 efectivos del cuartel de la localidad continuarán su labor de seguridad ordinaria".

Por su parte, el alcalde, Francesc Colomer, ha agradecido el compromiso de todas las fuerzas de seguridad del Estado para fortalecer la seguridad de un festival que "es uno de los más seguros del mundo, tal y como demuestra el hecho de que la semana del festival sea una de las semanas con menos incidentes de todo el verano". En este sentido, el primer edil ha destacado como un factor clave "el civismo y la tolerancia que siempre han marcado este evento".

Niveles "aceptables" frente a la crisis

Colomer también ha comentado que, a pesar de la situación de crisis global, el FIB mantiene unos niveles "muy aceptables" de público, ya que a falta de una semana para el inicio del festival está confirmada la presencia de 30.000 personas.

El alcalde ha achacado el éxito de convocatoria del festival "a la combinación de un cartel musical impecable —en el que figuran, entre otros, Vampire Weekend, Gorillaz, Prodigy o Lili Allen—, una oferta cultural muy potente, y las condiciones de Benicàssim como una ciudad acogedora, con una variada oferta de playas, de montaña, de hostelería, etcétera".

Consulta aquí más noticias de Castellón.