El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha abogado este miércoles por que la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) adquiera un peso político respecto a las comunidades autónomas que ahora no tiene y consideró que la FEMP debería ejercer como un verdadero "lobby" en defensa de los intereses de las entidades locales.

De la Serna ha participado en los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en El Escorial, en el encuentro 'Actualizando el municipalismo. Plan Estratégico de la FEMP. Confianza en los gobiernos locales', valorando, como vicepresidente primero de la Red Española de Ciudades por el Clima, la situación actual, los problemas y los retos de futuro del municipalismo en red.

El alcalde de Santander ha constatado que la FEMP "no guarda apenas relación" con las comunidades autónomas y ha considerado que debe adquirir un peso político respecto a los gobiernos autonómicos del que ahora carece, dado que en las comunidades autónomas residen numerosas competencias que afectan a los municipios y de ellas depende, además, parte de la financiación que reciben los ayuntamientos.

Asimismo, ha abogado porque las redes en general, y la FEMP en particular, deben ejercer su posición de lobby, cobrar un peso político y una influencia en la toma de decisiones que en la actualidad no tienen y prueba de ello es, a su juicio, el "fracaso" en la financiación local, "no sólo porque no se ha avanzado en la reforma sino porque a la hora de tomar decisiones que afectan de pleno a los municipios, como ha sucedido con el 'decretazo', el Gobierno central no ha negociado y ni siquiera informado a los municipios".

De la Serna defendió el papel positivo de las redes, que favorecen la colaboración institucional, la coordinación de iniciativas conjuntas y la agilidad y flexibilidad en la puesta en marcha de proyectos. Además, otorgan instrumentos de acción a los ayuntamientos que forman parte de ellas, como borradores de normativas o guías sobre aprobación de proyectos.

No obstante, ha indicado que tienen "debilidades y amenazas que habrá que superar en los próximos años", como es el caso de la proliferación excesiva de las redes o el riesgo de que no se cumplan con los objetivos marcados.

"Las redes nos son buenas porque sí, tienen que tener una función", subrayó, al tiempo que afirmó que la ausencia de contenido o el hecho de que sus fines ya se encuentren incluidos dentro de otras redes, como ocurre con la Red de Ciudades por la Bicicleta y la Red de Ciudades por el Clima, dispersa los objetivos, genera confusión y pierde operatividad.

Por ello, consideró necesario hacer un planteamiento conjunto para las redes, ordenarlas y hacer un esfuerzo por reagruparlas en espacios comunes, uno de los cuales podría ser la FEMP, "que otorga más oportunidades de servir para la interlocución".

Además, hizo hincapié en que es "imprescindible" que la red sea efectiva, que cumpla con los objetivos para los que se creó. "La pertenencia a la red es voluntaria, pero implica la obligación de cumplir con los fines que se plantea, algo que no está sucediendo", dijo.

En este sentido, se refirió al hecho de que España, con cerca de 700 municipios, tiene más adhesiones que otros países al Pacto de Alcaldes, un acuerdo que plantea unos objetivos claros y concretos de reducción de emisiones. "Sin embargo, habría que hacer un análisis riguroso de cuántos de los ayuntamientos que lo han suscrito están poniendo en marcha políticas reales de reducción de emisiones", se planteó De la Serna.

Por otra parte, también mencionó el riesgo de que las redes entren en conflicto con las propias comisiones sectoriales que tiene la FEMP, como ocurre, por ejemplo, con la de Medio Ambiente.

"La Comisión de Medio Ambiente puede sentirse vacía de contenido en el momento en el que las redes van ocupando su lugar porque tienen recursos propios y no tienen los condicionamientos políticos que pueden tener otras comisiones, lo que debe hacernos reflexionar para que no haya una utilización partidista de las redes derivada de que el presidente de una comisión y de la red puedan ser de colores políticos diferentes y que eso haga entrar en conflicto a los dos organismos", ha señalado De la Serna.

Por este motivo, enumeró como retos a conseguir los de corregir errores de funcionamiento, planificar de manera global del reparto de redes y comisiones en el municipalismo e incorporar las nuevas tecnologías y las redes sociales en la comunicación entre ayuntamientos.

Plan estratégico de la femp

En el curso de El Escorial se ha abordado también el futuro Plan Estratégico de la FEMP, de cuya comisión política para su elaboración forma parte el alcalde de Santander, quien ha considerado especialmente relevante que se estén poniendo encima de la mesa los retos para los próximos años y tratando de adaptar el funcionamiento de la FEMP a esos retos.

Asimismo, ha valorado muy positivamente el hecho de que de la treintena de comisiones que hay en la FEMP, según una encuesta realizada para la elaboración del Plan Estratégico entre los municipios que forman parte de la Federación, la Comisión de Medio Ambiente sea la que cuenta con un mayor nivel de participación y la segunda más conocida, sólo por detrás de la de Haciendas Locales.

"Estos datos reflejan el impulso que se está dando desde Santander a los temas ambientales y es un signo del creciente peso político que la ciudad está adquiriendo en cuanto a las políticas de medio ambiente", ha recalcado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.