La huelga que vienen manteniendo desde hace semanas los trabajadores de Vanguard Hormigón y Moldeados y Transportes Santos Cebrián y Asociados ha generado este miércoles un "altercado" con la gerente y un encargado, que ha precisado de la actuación de la Guardia Civil.

Estos trabajadores, 56 en total, están manteniendo una seria de paros -en la actualidad lunes, miércoles y viernes- hasta el próximo día 24 de este mes de julio, por los impagos de las nóminas de abril, mayo y junio, la extra de verano y la no actualización de las mismas y el no abono de los retrasos del convenio de Derivados de Cementos, al que están acogidos.

Según han informado los sindicatos CCOO y UGT, en un comunicado, la empresa, la tarde noche del pasado lunes, mandó cargar camiones expresamente contratados para transportar vigas de gran tamaño a una obra en Córdoba, utilizando trabajadores de otra factoría que tiene en Ocaña (Toledo).

Esta mañana, según ha declarado de Europa Press Juan Javier Quirate Álvarez, de FECOMA-CCOO, la entrada a la empresa Vanguard Hormigón, a la que cada día han acudido la gerente y un encargado, ha estado impedida por la colocación de una cadena, que ha obligado a la intervención de las fuerzas del orden.

A continuación, los trabajadores se han colocado en la puerta formando una barrera, aunque la misma se ha deshecho al poco tiempo, poniéndose fin al incidente.

Quiralte ha indicado, ante el paso del tiempo, que la inquietud entre los trabajadores ha aumentado, ya que a cada uno se les adeuda unos 8.000 euros y muchos y de ellos han recibido apremios de los bancos y muchos están pasando verdaderas "penalidades".

Ambos sindicatos han confirmado que han decidido poner los hechos que han ocurrido en las últimas horas en conocimiento de la Inspección de Trabajo y la Delegación de Trabajo y Empleo del Gobierno regional.

También han señalado que los trabajadores "están dispuesto a radicalizar sus posiciones el próximo día de huelga -el próximo viernes-, sin descartar otras acciones de mayor contundencia".