La consejera de Salud, María Jesús Montero, ha destacado este miércoles "la normalidad" con la que la comunidad autónoma ha puesto en marcha la nueva Ley de Reproducción Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, ya que "gran parte de los procedimientos de la nueva ley están inspirados en los que ya se realizaban en Andalucía", por lo que ha habido "poco trabajo de adaptación".

En declaraciones a los periodistas en Huelva tras visitar el Centro Periférico de Especialidades Virgen de la Cinta, Montero ha indicado que la Junta "tiene un alto nivel de satisfacción" en relación a las formas en las que se lleva a cabo la interrupción voluntaria del embarazo debido a la "concertación" con las clínicas privadas, que realizan "un magnífico trabajo" para las usuarias de este tipo de servicio.

En este sentido, la titular de Salud ha remarcado que las usuarias califican el mismo como "un servicio satisfactorio" por lo que desde la administración autonómica "no contemplan la necesidad de modificar este protocolo", lo que "no implica que se puedan añadir mejoras en el futuro".

A su juicio, "Andalucía tiene ya una experiencia acumulada y por tanto el protocolo sigue siendo el mismo, pero nunca cerrado a que haya nuevas perspectivas", ha precisado Montero, quien ha puntualizado que uno de los aspectos que se tendrán que incorporar será el supuesto de los plazos en cuanto al aborto.

Por otro lado, ha criticado que "la legislación no se cumpla en otras comunidades autónomas" y ha incidido en que "el cumplimiento de la ley es obligatorio".

Por último, ha hecho hincapié en la importancia de reducir el número de interrupciones voluntarias debido a que éstas "siempre son un fracaso social", y ponen de manifiesto que "la formación o los medios para evitar que eso se produzca no han estado al alcance de la persona". Sin embargo, "una vez que se ha producido, hay que facilitar que la mujer tome la decisión libre y en el contexto que marca la ley", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Huelva.