El 31 por ciento de los alumnos que cursan Primaria en centros públicos y concertados de Baleares -un total de 19.058 escolares- participará el próximo curso en el programa de reutilización de libros de texto mediante el cual el Govern aporta 75 euros por estudiante, una iniciativa con "valores sociales y medioambientales" que supone un ahorro medio del 63,3 por ciento en el coste de la adquisición del material por parte de las familias.

El director general de Innovación y Formación del Profesorado, Miquel Perelló, ha realizado este miércoles una valoración positiva de esta iniciativa que se desarrollará por tercera edición el próximo periodo escolar. Asimismo, ha revelado que a partir del curso 2010-2011 se podrán adherir los alumnos de cuarto de ESO.

En concreto, de Primaria se han sumado 19.058 alumnos, 3.619 personas más que durante el pasado curso. Éstos pertenecen a 169 centros de las islas, es decir, el 73 por ciento de los colegios públicos -un total de 156- y concertados -13- que hay en la comunidad.

Gracias a esta iniciativa la aportación media que tienen que hacer las familias para el material se reduce en más de un 60 por ciento, ya que deben pagar una media de 50,64 euros, cantidad que varía en función del centro. En este sentido, esta cifra todavía es más baja en Ibiza, donde se pagan unos 20 euros en los centros concertados y 37 en los públicos.

La Conselleria de Educación y Cultura realiza una inversión de 1,4 millones de euros, de los 970.000 se destinan a Mallorca, 172.500 en Menorca, 300.000 a Ibiza y 22.400 a Formentera. No obstante, este departamento, además de los 75 euros que paga por alumno, también realiza aportaciones para el etiquetado del material, así como para el programa de gestión de organización de libros y un fondo según la previsión que las escuelas de los escolares que estiman que se incorporarán más adelante.

Ahorro de 81.000

Kilos de co2

Además, Perelló ha detallado que el programa no sólo comprende libros de texto, sino que también incluye, por ejemplo, el material de consulta, o los libros de lectura obligada.

En esta iniciativa, que durante el pasado curso supuso un ahorro de 81.517 kilos de CO2 a la atmósfera, participan también otras instituciones como 27 ayuntamientos o 13 Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos, quienes complementan estas ayudas disminuyendo la aportación de las familias.